31 jul. 2013

Vídeo

Chicas, hace unos días vi este vídeo por YouTube, y sinceramente, me cagué de la risa.
Os recomiendo que lo veáis, está hecho por una Directioner aburrida. XDXD

 

29 jul. 2013

Capítulo 14: Tal Vez, La Solución Sea No Preguntarse Por Qué...

He perdido a alguien que ni siquiera fue mío

Liam se quitó de encima y los chicos se apartaron para dejarme pasar, pero también vinieron conmigo. ¿Quién sería?, nunca recibo visitas de nadie...
Al llegar a la puerta me lo encontré.
Eric: Hola _____ (tu nombre), ¿te apetece salir esta noche? -Al verlo, me quedé en estado de shock. Depués de hacerme lo que hizo, ¿tiene la cara de presentarse aquí como si nada?-.
Tu: Lárgate. -Contesté fríamente. No me voy a hacer la blanda solo porque él esté delante-.
Eric: ¿Qué?, ¿por qué? -Tenía cara de no entender nada, pero de sobra sé que sí se está enterando-.
Tu: ¿Que por qué?. ¿Te crees que todos tus juegos acaban bien?. Te vi esta madrugada en un bar con una chica, y luego la besaste. -Su cara se volvía algo asustada- Y después de eso, ¿tienes la cara de plantarte en mi casa, para pedirme salir otra vez?, te crees que puedes jugar conmigo todo lo que quieras?. Y encima el otro día me dijiste que eligiese entre ellos -señalé a los chicos- y tú. Te respondí que no podía elegir porque os amo a los 6. Ahora te toca elegir a ti. O ella o yo. -Le miré amenazante-.
Eric: Em... -Se quedó pensando un rato-.
Tu: Pues no respondas. -Me acerqué a él y le pegué- Me lo has dejado bien claro. -Entré en casa, pegué un portazo y me fui al sillón-.
Allí, abracé mis piernas y apoyé mi cabeza sobre mis rodillas. Los chicos también se sentaron a mi lado. Suspiré. Debería olvidarme de él, esto no me trae nada bueno...
Louis: Oye _____ (tu nombre), ¿estás bien? -Me colocó una mano tras la espalda y se inclinó para verme la cara. Me parece un detalle por su parte que se preocupe por mi, pero no voy a responder-.

Me levanté del sillón y subí las escaleras para irme a mi cuarto y tumbarme en la cama.
Una vez allí, me desplomé en ella y miré al techo. Me vinieron a la cabeza las palabras que mi madre me solía decir hace unos años; "No te enamores nunca, el amor solo trae problemas". Se pasaba todo el día repitiéndome lo mismo y yo acababa odiándola, pero ahora la echo mucho de menos. Maldita leucemia...
Al pensar en ello, una lágrima corrió por mi rostro. Por ello, me senté en la silla del escritorio y encendí mi portátil. Apoyé mi cabeza sobre mi brazo y miré de reojo la pantalla. Me metí en Twitter, nada nuevo, como siempre, y como no sabía qué hacer, pues me puse a investigar sobre la leucemia.
En Wikipedia, encontré el "transplante de médula" como una cura para esta enfermedad. En la mayoría de los casos, los afectados se curan. ¿Por qué mi madre debería de ser una excepción?. Esta tarde iré al hospital para informarme mejor.

Después de 1 hora con mis ojos pegados en la pantalla del ordenador, una voz masculina me llamó.
****: ¡_____ (tu nombre), la cena está lista! -Adiviné que era la voz de Harry. Apagué el ordenador, pero antes dejé la página guardada en marcadores-.

Bajé las escaleras, y me senté en una de las sillas que rodeaban la mesa de la cocina. Los platos ya estaban servidos, y tenían muy buena pinta.
Liam: ¿Qué has estado haciendo todo este tiempo allí arriba? -Me miró sospechoso. Se habrá creído que estaba cortándome otra vez-.
Tu: He estado en el ordenador, perdiendo un poco el tiempo... -Comencé a pinchar de mi plato-.
Zayn: ¿Seguro? -Entrecerró los ojos para hacerme un poco reír. Y lo consiguió-.
Tu: Si. -Reí- Chicos, si no os importa ahora voy a pasarme por el hospital a informarme sobre algunas cosas. ¿Os puedo dejar solos una hora? -Hice una mueca-.
Niall: ¿No te fías de nosotros? -Negué- ¿Por qué? -No quise contestar-.
Tu: -Paseé la vista por los cinco y observé con atención- A ver, ¿quién es el más responsable de los cinco? -Todos señalaron a Liam. Y reí-.

Terminé de comer y me fui a mi cuarto a ponerme algo en condiciones para ir al hospital. Al final acabé por ponerme esto:


 Bajé rápidamete las escaleras y cogí las llaves y un pequeño bolso que había en el perchero.
Tu: ¡Ahora vuelvo chicos!, ¡no rompáis nada! -Se oyeron risas desde la cocina y a continuación, abrí la puerta-.
Harry: ¡Descuida, reduciremos nuestras salvajadas al mínimo posible! -Tras oír su frase cerré la puerta y me dirigí a paso ligero hacia el hospital-.

Por el camino, intenté distraerme tarareando una canción que oí el otro día que me gustó bastante. Si recuerdo bien, se llamaba "Incomplete", era de BackStreet Boys.

Antes de darme cuenta, llegué al hospital.
Una vez dentro, pregunté en recepción por el doctor que atendió a mi madre. Me dijeron que se encontraba en la 6ª planta, y fui hacia allá.
Después de unos minutos, encontré al médico que buscaba en una de las últimas habitaciones de la planta, en cuanto me vio, me reconoció en seguida.
Tu: Hola. ¿Puedo hacerle unas preguntas? -Dejó caer su mano con unos papeles y se plantó frente a mí-.
Médico: Claro. ¿Qué necesitas saber? -Me miró curioso. Estaba pensando en cómo plantearle mi pregunta, porque no tenía ni idea de cómo hacerlo-.
Tu: Verá. He estado investigando sobre la leucemia y leí algo sobre el transplante de médula. ¿Me podría explicar más a fondo sobre ese tema? -Sabía que lo que me dijese no lo entendería, pero había que hacer un esfuerzo-.
Médico: No hay mucho que explicar. Es un tema bastante complicado, solo puedo decirte que se una como una cura para afectados por leucemia.-Se encogió de hombros y apretó los labios-.
Tu: ¿Y esa cura se le hizo a mi madre? -Seguía sin entender nada. No me extraña que en el colegio suspendiese ciencias...-.
Médico: No. -Contestó de forma brusca. ¿Cómo que no?. Mi cara adoptó un aire de incomprensión. No encontraba un por qué-.
Tu: ¿Por qué no? -Comenzaba a asustarme-.
Médico: -Miró hacia ambos lados, estaba algo nervioso. ¿Qué está pasando?- No cuentes esto. Preguntamos si quería un transplante de médula, pero tu padre se negó. Intentamos convencerlo, pero siguió insistiendo en que no quería un transplante. Y no podíamos trabajar sin su aprobación, por lo que, por mucho que nos costase, no podíamos hacérsela.
Tu: -No sabía cómo reaccionar- Entonces, ¿podría haberse salvado, si no fuera porque mi padre dijo que no hicierais el trasplante? -Bajé una ceja, y la otra la subí-.
Médico: Exacto. -¿Por qué?, ¿tanto la odiaba para querer que muriese?. Mi odio aumentó otro escalón, esto ya era intolerable-.
Tu: ¿Y por qué dijo que no? -Esto empieza a mosquearme-.
Médico: Dijo que era porque salía muy caro. Ronda el millón de libras. -¿Y?, compró la casa por más de eso y, ¿ahora no quiere pagar el transplante?-.
Tu: Gracias por la información... -Le sonreí tímidamente y me di la vuelta para volver a casa-.

De vuelta a casa, se me pasaron un montón de cosas por la cabeza, pero, al mismo tiempo no sabía que eran...
Al llegar, sobre las 22.00 me encontré a los chicos sentados en el sillón, estaban entretenidos viendo la tele pero el sonido de la puerta al entrar, hizo que mirasen hacia la entrada.
Niall: ¿Qué tal te fue? -Me preguntó sonriente. Venía encendida, por ello respondí con un fuerte portazo en la puerta, haciendo entender que me había ido mal. Fui calmándome poco a poco mientras iba subiendo las escaleras-.
Liam: Parece que muy bien, no le fue... -Se levantaron del sillón y me siguieron hasta mi cuarto-.

Allí, me senté en la cama y me crucé de brazos como una niña pequeña. Los chicos entraron, como sabía que me iban a preguntar y no tenía ganas de hablar del tema, saqué uno instantáneamente.
Tu: Louis, ponte aquí, que voy a empezar a dibujarte. -Sin rechistar, se colocó de pie al lado de la cama y miró al frente. Cogí un papel y un bolígrafo y me recosté en la cama.
Tu: ¿Te importa si te lo hago a bolígrafo? -Negó con la cabeza- Genial.
Harry: Pareces cabreada, ¿qué pasó? -¿Le cuento lo que pasó o mejor me lo callo?, a estos no se le puede ocultar nada. Lo intenté y Liam me lo cagó todo, no me voy a arriesgar de nuevo-.
Tu: Mi padre no quiso pagar un transplante y mi madre, solo por eso, podría estar aquí ahora mismo... -Lancé el boli de una forma disimuladamente brusca a la cama y me llevé las manos a la frente y las fui echando hacia atrás hasta tirar de mi pelo. Luego levanté mi cabeza hasta mirar al techo y la bajé lentamente hasta quedar mirando por la ventana con mis ojos encharcados en lágrimas-. La agonía de mi padre acabó con la vida de mi madre... -Esta frase la dije medio llorando, pero se me pudo entender-.
Zayn: -Todos se quedaron perplejos- ¿De verdad tu padre hizo eso? -Asentí y seguí llorando-.

Al rato tocaron a la puerta, la manía que tiene la gente de tocar a la puerta en los peores momentos.
Me levanté a regañadientes y bajé tranquila por las escaleras, secándome despacio las lágrimas.
Abrí la puerta y miré a un hombre que había allí parado con mala cara.
Tu: ¿Qué coño haces tu aquí? -Miré seria a ese hombre arrogante que se llevó la vida, de aquella mujer que solo quería ser feliz. Se oyeron los pasos de los chicos bajar por la escalera-.
Tp: ¿Es esa forma de hablarle a tu padre? -Me apartó de un empujón de en medio de la puerta y entró sin permiso-.
Tu: ¿Qué quieres? -Sonaba despreciable. Solo con verle me daba asco. Ojalá él estuviera en el lugar de mi madre. Él si que se lo merece-.
Tp: Vine a por las llaves de la casa... -Ahora caigo, cuando fui a España a ver a mis primos, los chicos me llamaron y me dijeron que vendría a por ellas-.
Tu: Andas listo, porque no te las pienso dar. -Esta vez decidí plantarle cara. No voy a esconderme más. Y no se lo voy a poner tan fácil-.
Tp: ¿Olvidas que también es mi casa?. Tengo todo el derecho de tenerlas también. -Se dio la vuelta y me miró intimidante-.
Tu: -Estaba muerta de miedo. Nunca se sabe cómo reaccionará, y a él, le da igual que haya gente delante, va a montar un espectáculo igualmente- Dejó de ser tu casa cuando decidiste abandonarme por aquella fulana, por lo que no tienes derecho a ellas.
Tp: Eres terca como tu madre... -No se cortó un pelo y comenzó a reírse, eso me molestó bastante-.
Tu: ¿Te refieres a la madre que dejaste morir sola, en el hospital, solo por no pagar el trasplante?. ¿Te refieres a la madre que cambiaste por otra, por el simple hecho de pasártelo bien?. ¿Esa madre? -Estaba cabreada, y fui elevando el tono de voz, hasta que eso, me llevó a perder el control-.
Tp: ¿Quién te lo contó? -No voy a descubrir al médico, ¿que culpa tuvo él?, solo hizo su trabajo-.
Tu: Nadie, ¿qué pasa?, ¿no puedo averiguar las cosas por mí misma? -Le miré asesina, lo quería fuera de aquí ya-.
Tp: Claro que sí, ya tienes edad para hacer las cosas por ti misma. -¿De qué va ahora?, ¿se hace el chulo o qué?-.
Tu: ¿Hay algo más que quieras decir antes de irte de aquí? -Le miré de reojo. Vi cómo se acercaba a mí. Estaba asustada-.
Tp: -Se acercó a mi oído- Si. _____ (tu nombre), yo no me casé por amor. Lo hice por interés... -Esas palabras me dejaron perpleja, ¿cómo reacciono ahora?, ¿qué digo?-.
Tu: Lárgate, y no vuelvas. -Cerró la puerta y automaticamente, sin pensármelo dos veces subí las escaleras corriendo para volver a la cama-.

Allí, me tiré a la cama y abracé un cojín. Si se casó por interés, ¿significa que nunca hubo amor?, ¿que soy producto de algo forzado?. Esta situación duele, y no es agradable vivirla.
Los chicos entraron para consolarme, pero no quería compañía, solo buscaba estar sola.
Louis: Oye _____ (tu nombre), nosotros... -No le dejé terminar la frase-.
Tu: ¡Déjadme en paz!, ¡solo quiero estar sola!, ¡¿vale?! -Se oyó la puerta cerrarse despacio, y al estar sola pensé en una solución para mi mala racha. Ya sabía qué hacer-.

Un acto valiente, para una chica cobarde...

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Hola de nuevo c:
Aquí está el "maratón" que os prometí. Prdfd, esto no se puede llamar maratón... Neh, da igual.
En fin, ¿Qué creéis que pasará al final?.
Comentad (si queréis) diciendo que tal os pareció el "maratón" y que le pasará a rayita. Tampoco olvidéis suscribiros. :)
Un beso, cuando pueda me pongo con el 15 :3

Capítulo 13: Could I Say That Everything's Alright?

Desearía que antes supiese lo que ahora sé

Liam: -Me miró intimidante- Es sobre ______ (tu nombre). -Dios. Lo va a hacer...-. Dice que está dispuesta a dibujarnos.
Tu: -¿Qué?, ¿dibujaros?. Si no quiero acabar mal, mejor será que le siga el rollo- Si, voy a dibujaros. Será mi regalo de cumpleaños. -Sonreí-.
Louis: ¿En serio? -Me miraron impresionados. A su vez, le eché una sonrisa disimulada a Liam y moví los labios diciendo "gracias". El me miró de reojo y después apartó su mirada de la mía. Le debo una-.
Tu: Si. Veamos, decidme las fechas de vuestros cumpleaños para organizarme.
Zayn: El mío es el 12 de Enero.  
Harry: El mío el 1 de Febrero.
Niall: El mío el 13 de Septiembre.
Louis: El mío el 24 de Diciembre.  
Liam: El mío el 29 de Agosto. -Por el tono que puso, adiviné que estaba molesto. Pero no entiendo por qué. Lo que hice es problema mío, no suyo...-.
Tu: Perfecto. Empezaré con el de Louis y seguiré en orden. Por lo que el de Niall será el último. -Empezó a hacer pucheros- Si empiezas así, no te lo hago.
Niall: ¿Tengo que esperar un año a ver el dibujo? -me miró triste, eso me mata. Es tan adorable... Pero no debo dejar que eso me venza-.
Tu: Si, y como sigas quejándote, no te lo doy. -Todos rieron ante mi respuesta. No estaba bromeando-.
Zayn: Actuas como una madre... -Eso me dolió. Por ello agaché la cabeza- No quería decir eso, yo...
Tu: -No le dejé terminar la frase- Claro, me estoy preparando para cuando llegue el día -Reí-.
Zayn: -Me sonrió- Claro, más vale prevenir que curar.
Tu: -Me froté la cara y luego los ojos. Anoche no dormí nada y ahora me caía de sueño- ¿Chicos os importa que vaya a hacer la compra? -Les miré con ojos cansados-.
Harry: ¿Eso son ojeras?, ¿has dormido bien? -Me quedé mirando el techo un rato-.
Tu: Si, son ojeras, y anoche no dormí nada, estuve desvelada toda la noche. -Con ese comentario, Liam me miró y se llevó la mano a su antebrazo, haciendo como cortes. Intentaba decirme que si eso, era la causa de mi falta de sueño. Le miré mal e hice como si nada-.
Niall: Dejanos a nosotros hacer la compra. -Se levantó y se paró enfrente mía-.
Tu: No, ya voy yo, pero igualmente, gracias. -Me dirigí a la entrada a coger el bolso, pero antes de salir, Niall me sentó bruscamente en la silla. -¿Qué haces?.
Niall: Ya te dije que vamos nosotros. -Sacó su móvil y me lo dio abierto por una aplicación de notas- Apúntame lo que hay que comprar.
Tu: -Le miré cansada y me puse a escribir. Al terminar, examinó- Eso es todo.
Niall: Vale en un rato volvemos. -Me sonrió agradablemente-.
Liam: Chicos, yo me quedo con _____ (tu nombre). -Le miré algo asustada. Ya me da miedo-.
Harry: Como quieras. -Salieron uno por uno por la puerta y a,continuación cerraron despacio. En el momento en que cerraron, reinó el silencio-.

Tras unos minutos sin decir nada, me levanté y dejé la taza en el fregadero y me fui a mi habitación.
Tu: Voy a dormir un rato. -Subí las escaleras despacio para no pegarme una ostia-.
Liam: Voy contigo. -¿Cómo que viene?, voy a dormir, ¿va a dormir conmigo o qué?-.
Tu: ¿Qué?, ¿vas a dormir conmigo? -Me miró raro-.
Liam: -Me adelantó- No, voy a vigilarte, después de la locura que has hecho, me da miedo dejarte sola. -Venga ya...-.
Tu: -Rodeé los ojos- Que pesado eres. -Al parecer el comentario que hice le molestó, ya que se volvió y me intimidó con la mirada-.
Liam: Gracias por llamarme pesado cuando solo intento protegerte, ha sido un detalle por tu parte. -Su voz sonaba a desprecio. La verdad no quería molestarle. El comentario no iba con maldad. Ahora me sentía mal-.
Tu: Lo siento, no quería hacerte sentir mal... -Ignoró mis palabras y entró en mi cuarto. Yo entré con él-.
Liam: -Se sentó en la silla del escritorio y encendió mi portatil. Entró en twitter y se puso a responder algunos tweets de fans- Tu duerme mientras.
Tu: Claro, descuida. -No se cómo piensa vigilarme si está con los ojos pegados en la pantalla del ordenador-.

Quise hacer una prueba para ver si de verdad estaba vigilándome. Cogí la navaja en silencio e hice como si me estuviese cortando. En unos minutos, Liam volvió la cabeza y me vió haciendo lo que no quería que hiciese. Soy muy imprudente al no haber pensado en lo que pasó en el baño... Se levantó de la silla y se acercó a la cama. Se paró a los pies de esta y se cruzó de brazos. Yo me limité a esconder mi miedo y mirarle de reojo. Su expresión daba miedo.
Liam: ¿No te quedó claro lo de antes? -Se agachó hasta quedar a mi altura volvió a cogerme de la muñeca. Esta vez solo fue para quitarme la navaja de las manos-.
Tu: Tranquilo, no me estoy cortando. Solo era una prueba para ver si de verdad me estabas vigilando. -Reí-.
Liam: -Me miró peor que antes- Pues ha sido una broma de mal gusto...
Tu: -Me incorporé- Solo era una broma. Si te lo vas a tomar todo tan a pecho me voy. -Me quedé un rato ,sin hacer ruido para ver si respondía, pero ya que no lo hizo, me fui-.
Liam: ¿No te ibas a dormir un poco? -Fui a darme la vuelta para contestarle, pero al girarme le vi correr hacia mi-.
Como acto reflejo, yo también empece a correr. Fui tan rápido por las escaleras, que al llegar abajo, derrapé y casi me la pego. Me fui delante del sofá y Liam fue detrás, di un paso en falso y me tropecé con la mesa. No llegué a caerme, pero miré hacia atrás para ver si había tirado algo de ella. Una mano atrapó mi brazo y empezó a tirar. Miré hacia Liam, era él.

Tu: ¡No! -Hice fuerza para quitar la mano y resbalé mis pies para que le costase tirar y ganar un poco de tiempo-.
Liam: Te va a resultar imposible soltarte. -¿Cómo que imposible?, ¿¡por qué ellos siempre juegan con ventaja!?-.
Tu: ¡No es justo!, ¡tu eres más fuerte y rápido que yo! -Dio media vuelta hasta tenerme enfrente y me miró divertido-.  
Liam: Mejor, así tengo control sobre tí. -Eso hizo que me parase a pensar. Literalmente. Paré de hacer fuerza para pararme a pensar-.
Tu: ¿Qué? -Distraída por sus palabras, acabé sobre su hombro izquierdo, con medio cuerpo colgando por su espalda-.
Liam: Que solo era una distracción para poder hacer esto. -Rió-.
Tu: ¡No vale! -Desde atrás, pude ver cómo dejaba atrás escalones. Cada vez estábamos más cerca de mi cuarto. ¿Qué iba a hacer?-.
Liam: -Entró en mi cuarto y cerró la puerta. A continuación, me tiró salvajemente a la cama y se colocó encima mía. Puso sus rodillas sobre mis muñecas y se sentó sobre mis piernas- O te duermes o te mato a cosquillas -Mis ojos se pusieron como platos-.
Tu: -Me incorporé rápidamente hasta tenerlo cara a cara- ¿Cosquillas? -Asintió-.
Liam: Tienes 10 segundos. -Me volvió a acostar y puso sus manos en mi cosado, preparándose para descargar-.
Tu: ¡En 10 segundos no puedo dormirme! -Ya estaba en la cuenta regresiva, iba por el 6-.
Liam: -La cuenta atrás estaba terminando y no podía dormirme en tan poco tiempo. Solo me quedaba aguantar las cosquillas- Terminaron los 10 segundos.
Tu: -Su mirada adoptaba un aire pícaro- Pero no puedo dormirme en tan poco tiempo... -El primer dedo se hundió en mi piel e hizo que me retorciese- Eso lo has hecho a mala leche. No me hizo cosquillas me hizo daño...
Liam: A lo mejor ahora cambias de idea... -Hundió sus dedos más deprisa pero no tan bruscamente. Eso si me hizo reír de una forma exagerada-.

Estuvo un rato haciéndome cosquillas, hasta que la puerta se abrió y tuvo que parar. Ambos miramos a la vez. Allí nos encontramos a los chicos. ¿Ya habían terminado de hacer la compra?. Qué rapidez...
Louis: ¿Qué estabais haciendo? -Nos miró pervertidamente-.
Liam: ¿Nada? -Se mostró dudoso al contestar y se apartó lo más rápido que pudo de encima mía-.
Tu: Chicos, ¿por qué todo lo que hacemos tenéis que mal pensarlo? -Les miré asombrada. Siempre pasa lo mismo, y al ponerme roja, cosa que me suele pasar mucho, doy más datos obvios para que mal piensen...-.
Liam: Solo eran cosquillas. -Apartó la mirada de la de los chicos y la puso sobre mí. Eso no es buena señal, volvemos al asunto-.
Harry: ¿Cosquillas?, ¿por qué no nos esperasteis? -Se acercaron poco a poco con miradas acosadoras, lo que provocó mi inquietud-.
Tu: ¡¿QUÉ?! -¿Ellos también se van a unir?, no vale somos cinco hábiles, rápidos y fuertes chicos, contra una pobre e indefensa chica-. ¡Niall, tu estabas en mi grupo! -Lloriqueé-.
Niall: Se puede decir que me sobornaron... -¿Ah?, ¿así vende una amistad?-.
Tu: -Le miré con "poker face"- ¡Pideme un favor, que verás por dónde te lo meto! -Mi única ayuda para salir del agarre de Liam, y dice que le han sobornado. Ya le vale-.

Al poco rato, tocaron a la puerta. Zayn, viendo mi situación, se mostró voluntario para abrir la puerta. Al parecer Liam no tenía cara de quitarse de encima...
Mientras Zayn bajaba a la entrada, lo chicos, no pensaron perder el tiempo y siguieron con el asunto que dejaron a medias hace unos instantes.
****: ¡_____ (tu nombre)! -Los chicos dejaron de hacer ruido para que pudiese escuchar- ¡Es para ti!

Liam se quitó de encima y los chicos se apartaron para dejarme pasar, pero también vinieron conmigo. ¿Quién sería?, nunca recibo visitas de nadie...

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Holaaa c:
Ya llegué de mis cortas vacaciones y me puse a escribir los dos capítulos que os dije. Espero que los disfrutéis. Lo que dice Liam al final, no dice nada de lo que pasó, pero decidí poner eso porque más alante, para que "surja algo", debería de callárselo. Espero que lo entiendan :)
¿Habéis visto el vídeo de Best Song Ever?. adwsiughdryiuretertqerfgqr. Me enamoré una vez más.
Aquí os dejo el link por si queréis verlo otra vez, o por si no lo habéis visto aún: http://www.youtube.com/watch?v=o_v9MY_FMcw&list=LLibBizBL_ub1nPADJb2XH3w
No olvidéis comentar y suscribiros si os está gustando la novela. Espero que sí.
Un beso! <333

22 jul. 2013

Capítulo 12: Sadness And Sorrow

A veces, yo solo quiero desaparecer





Harry: ¿Qué te pasa _____ (tu nombre)? -Nada más acabar la frase, lo abracé. Estaba viendo lo que menos quería-.
Era Eric, y estaba con otra chica. Me vinieron a la cabeza las palabras que aquel día me dijo...

--------------------------------------------Flashback-----------------------------------------------------
Eric: Nos puedes diferenciar por el estilo del pelo. El lo lleva en una pequeña cresta y yo tengo melena.
Tu: Tomo nota -sonreí-.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tu: -Señalé la dirección en la que estaba Eric y Harry siguió mi dedo con la mirada hasta mirar hacia donde yo lo hacía- Eric... -Tras decir su nombre, Eric besó a la chica que tenía a su lado-.
Harry: -Tras ver lo que le señalé, cambió repentinamente de comprensivo a cabreado- Te lo dije...
Tu: -Volví a abrazar sus caderas como si no hubiese un mañana y hundí mi cabeza en su pecho- Lo siento, de verdad, tendría que haberte hecho caso. Por favor perdóname. -Volví a llorar-.
Él, simplemente me abrazó y me consoló. No dijo nada. Porque lo que me tenía que decir, me lo dijo con antelación, y no supe escucharle...
Tu: ¿Te importa si volvemos a casa?, se me quitó el hambre... -Comencé a caminar en dirección contraria donde Eric estaba y Harry me siguió-.

Harry se ofreció voluntario para llevar mi maleta, por lo que yo llevé a Kira.
Durante el camino, no hablaba nadie. Solo se oían mis gemidos. También notaba la mirada de Harry, aunque no sabía con qué cara me miraba. Ahora eso no me preocupaba mucho, estaba demasiado ocupada pensando en lo que hace unos instantes vi.

Al llegar a casa, Harry abrió la puerta y me acompañó hasta mi cuarto para dejar la maleta. Kira dormiría conmigo, así que, también se quedó allí. Me tumbé en la cama y coloqué mi cuerpo en forma de cruz. Quise disimular mi llanto para fingir que estaba mejor y que Harry se fuese para estar sola. Pero no fui capaz.
Harry: Oye, ¿quieres que me quede esta noche contigo? -Se sentó al lado de mis piernas y me miró-.
Tu: No hace falta, pero gracias... -Fingí una tímida sonrisa-.
Harry: Como quieras. -Puso su mano en una de mis caderas y la apretó- Que descanses. -Me dio un beso en la mejilla y se fue, cerrando la puerta suavemente-.

Después de oír la puerta de la entrada cerrarse, comencé a llorar como una histérica. Ello hizo que Kira se subiese a mi cama y se recostase en mí. La abracé y apoyé mi cabeza sobre la suya. Me vino la dura imagen del beso a la cabeza y apreté mis manos, haciendo que Kira ladrase y se fuese del cuarto.
La seguí con la mirada y me acosté de lado, abrazando mis piernas. Volvió la imagen del beso y escondí mi cabeza entre mi pecho y mis piernas, haciendo que apretase los párpados, deseando que todo eso fuese un sueño. Pero no lo era, y debía de olvidarme de él, fuese como fuese.

Me levanté de la cama, aún con mis ojos derramando lágrimas que se abrían paso entre mi piel para acabar goteando y cayendo al suelo, y busqué en mi estuche un sacapuntas. Lo encontré y me ayudé de mi uña para desatornillar la pequeña navaja que venía con él.
Una vez la saqué, volví a la cama y crucé mis piernas. Estuve por un rato observando mis muñecas, y sin pensármelo dos veces, corté de derecha a izquierda, haciendo que sangrara un poco. No me mal interpreten, no pienso en suicidarme, solo quiero ocupar mi cabeza con algo que no sea Eric, y esto es lo que se me ha ocurrido primero. Continué cortando toda la muñeca, hasta que no cupiesen más cortes. Sangraban un rato, pero la propia sangre se secaba y hacía que parase de sangrar.
Tras terminar de cortar, observé mi muñeca. Había hecho un buen trabajo, ya mi cabeza estaba ocupada por dolor y tristeza, y no pensaba en él...


Antes de que me diese cuenta, amaneció. Me levanté de la cama y abrí las cortinas. Observé el alba,
un precioso amanecer. Mientras miraba por la ventana, vi figuras moverse por la calle. ¿Los chicos?. Mierda. ¿Y ahora cómo me escondo los cortes?. Cuando los hice, no pensé en esto.
Corrí al armario a por algo de ropa para estar por casa y me fui a la ducha:


Mientras me duchaba, oí la puerta de la entrada abrirse. ¿Cómo han conseguido abrir la puerta?, da igual, ya hablaré con ellos.
****: ¡____ (tu nombre)! -Alguien me gritó desde la planta de abajo y no dudé en responderle-.
Tu: ¡Voy!, ¡estoy en la ducha! -Tras acabar, la voz que venía de abajo se calló, y yo seguí a lo mío-.
Iba con tanta prisa, que sin querer me pasé la esponja por los cortes y volvieron a abrirse. Terminé y salí de la ducha. Cogí un trozo de papel y empecé a limpiar hasta que se volvió a cortar.
Una vez en mi cuarto, dejé el papel en la cama, junto a la cuchilla y salí. Antes de salir, Kira entró y me asusté. Se subió en la cama y se quedó allí acostada.
Bajé rápidamente al salón para recibirlos.

Zayn: Buenos días _____ (tu nombre). ¿Cómo estás de lo de ayer? -Mi cara se quedó en estado pensativo. ¿Harry se lo contó?-.
Tu: Em... Si, estoy mejor. Gracias por preguntar. -Le dí un beso a cada uno y los invité a la cocina- ¿Tenéis hambre?
Niall: Mucha. -Hizo un gesto exagerado con la cara y reí-.
Tu: Solo tengo café. Tengo que hacer la compra hoy. -Todos asintieron para decir que querían café y lo preparé-.

Se sentaron en la mesa y siguieron con los ojos los viajes que daba a la mesa para darle las tazas.
Liam: Oye, Harry nos dijo que te trajiste un perro de _____ (tu ciudad), ¿podemos verlo? -Asentí-.
Tu: Claro. Ve a por ella, está en mi cuarto. -Se levantó sonriente y se fue escaleras arriba a buscar a Kira-.

Narra Liam

Subí las escaleras en busca de lo que quería ver, y al entrar en el cuarto de _____ (tu nombre), vi un precioso perro de pelaje blanco y cola rizada. Por su aspecto deduje que era un Samoyedo. Me acerqué a el y le acaricié. Me encantan los perros. Al invitar al perro a que bajase de la cama y saliese de la habitación, vi un papel teñido de rojo, me llamó la atención y lo cogí. Cuando tocó mi mano, dejó espesas manchas rojas en ella. ¿Sangre?. Desvié mi mirada de nuevo hacia donde estaba el papel y visualicé una pequeña navaja. A juzgar por su tamaño, era de un sacapuntas -una sacapuntas *-*-. Si es sangre y hay una navaja... ¿Se intentó suicidar?. Me asusté bastante. ¿Por qué lo hizo?. Ahora me cabreé, y estaba dispuesto a que me dijese el por qué lo hizo. Sea como sea, la haré cantar...

Bajé las escaleras hasta llegar a la cocina. Allí estaban los chicos y _____ (tu nombre), a ella la miré con desprecio, cuando se percató de ello, me miró con cara de no entender nada.
Liam: _____ (tu nombre), ¿puedo hablar contigo un momento a solas? -Los chicos nos miraron a uno, y luego a otro. Ella no despegó sus ojos de los míos. Parece que se va dando cuenta de por dónde van los tiros-.
Tu: Claro... -Se mostró dudosa. Dejó la taza de su café despacio y salió de la cocina dispuesta a seguirme-.
Nos fuimos al baño de arriba y cerré la puerta. Al darme la vuelta, la vi mirándome con cara extraña.
Liam: -Me saqué el pañuelo bañado en sangre del bolsillo y se lo mostré- ¿Me explicas? -Primero miró el pañuelo y luego me miró a mí. Estaba asustada-.
Tras mirarme, hizo un movimiento rápido para abrir la puerta. Cuando cogió el pomo, le di un golpe a la puerta con mi mano y la presioné para evitar que la abriese.
Liam: Tu de aquí no te vas hasta que me expliques. -La empujé y la coloqué contra la pared. Puse mis brazos, cada uno a cada lado de su cuello y los junté, dejando el mínimo espacio posible para evitar que se colase entre ellos, y me acerqué a ella, me di cuenta de que la puse muy nerviosa, ya que comenzó a respirar más fuerte- Vale, ahora me vas a contar lo que has hecho.
Tu: -Me miraba fijamente a los ojos- Yo... -Noté cómo se escondía un brazo detrás de la espalda-.
Liam: -Quité mis brazos de su posición y me dirigí a cogerle el brazo que escondió. Pero otra vez, aprovechando que no estaban mis brazos, intentó escapar. Y como no pienso dejarla ir hasta que me cuente, la atrapé con mis brazos, inmovilizándola, como la vez en la que le hicimos cosquillas. Intentaba librarse de ellos, pero apliqué un método-. Cuánto más intentes escapar, más voy a apretar... -Tras decir eso, se estuvo quieta, pero seguía estando nerviosa. Más que antes-.
Tu: Por favor Liam, déjame en paz... -La oí sollozar. Sin soltarla, le cogí el brazo que anteriormente intentó esconder y le remangué la manga de la camiseta que llevaba puesta-.
Liam: -Lo que vi al levantar la manga, me dejó boquiabierto. Estaba en lo cierto. Se intentó suicidar...-. ¿Te has intentado cortar las venas? -No respondía, solo lloraba. No pude aguantar la situación, y los nervios me dominaron-. ¡Contesta!
Tu: No, no me mal interpretes. Solo son cortes, poco profundos, que me hice para quitarme a Eric de la cabeza, no intenté nada estúpido, ¿vale? -Las palabras que me dijo me hicieron pensar, e involuntariamemte, apreté mi mano, haciendo que ella gritase de dolor-.
Tu: -Sus gritos me sacaron de mis pensamientos e hicieron que la soltase. Nada más hacerlo se llevó una mano a las heridas y se las presionó, mientras que la mano del brazo, en el cual tenía los cortes, la cerró y la apretó. Ahogó un grito- Gracias... -Abrí la puerta cabreado y me dispuse a bajar a la cocina a desayunar tranquilamente- Liam. -Volteé la cabeza hacia ella- Por favor, no le digas nada de esto a los chicos. Te lo suplico. -Me miró aterrorizada-.
Liam: -Le miré con desprecio- Me lo pensaré... -Cerré la puerta del baño de un portazo y me bajé-.

Narras tu

Estaba aterrorizada, si Liam llega a decirlo... Me da miedo la reacción de los chicos. Y sinceramente, no sabía que Liam tuviese ese carácter...
Me levanté del suelo y abrí el grifo para mojarme un poco la cara y disimular un poco las lágrimas y los ojos hinchados. También me limpié los cortes, los brazos de Liam son muy fuertes, y cuando me cogió la muñeca, de la presión que hizo, los cortes volvieron a abrirse. Me bajé la manga y volví a la cocina. Una vez allí, me senté. Los cinco me miraban extrañados, menos Liam, él me mirada desconfiado. Agaché la cabeza y volví a beber de mi ya frío café.
Louis: ¿De qué habéis hablado? -Me miró-.
Tu: Si nos hemos ido de aquí para hablar, será porque no queremos que os enteréis, ¿no te parece? -Mi voz sonaba temblorosa. ¿Estaré disimulando bien?-.
Liam: Chicos, tengo algo que deciros. -¿Qué?. Dios, por favor no lo hagas Liam, cállate. Te dije que no contaras nada-.
Liam: -Me miró intimidante- Es sobre ______ (tu nombre). -Dios. Lo va a hacer...-.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Holaaa c:
Bueno, estos días he estado trabajando en el 12. Se me borró, y tuve que escribirlo 2 veces, pero como no me acordaba de lo que puse la vez anterior, cambié algunas cosas y ahora creo que quedó mejor que antes.
Bueno, me voy dentro de unas horas, así que espero que lo disfrutéis.
Ya sabéis que vengo el viernes. Cuando vuelva puede que suba 2-3 capítulos.
No olvidéis comentar/suscribiros :)

18 jul. 2013

Capítulo 11: ¿Qué significa esto?

Prometiste que nunca te irías. ¿Dónde estás ahora?

 ¿Que ha entrado en una casa y le ha abierto una chica joven?, ¿ah?, ¿qué insinúa?...

Harry, te has parado a pensar que era su madre. El otro día, al salir de la universidad, vi a su madre y nos presentamos. Es bastante joven. No montes historias tú solo, porque puedes estar equivocado. El me quiere, y lo sé.

Cuando le mandé el mensaje, apareció el doble tic anunciando que lo había recibido. En unos minutos pasó de estar "en línea", a "últ. vez hoy a las 23.23". Me cabrea que la gente no me responda los mensajes que mando, aunque ese no tenía respuesta, pero por lo menos algo diciendo que lo había recibido.
Me olvidé del tema y me dormí.

A la mañana siguiente

Estaba teniendo un precioso sueño, cuando la alarma del móvil sonó. Eso me cabreó tanto que después de apagarla, del testarazo que le pegué, me cargué el cristal de la pantalla. Pero seguía funcionando.
A los segundos, alguien entró por la puerta alarmado.
****: ¿Qué fue ese golpe? -El malhumor me quitó el sueño, por lo que no me quedó otra que levantarme-.
Tu: El móvil. Me despertó y lo pagó con mi ira. -La persona que entró, a juzgar por su risa, adiviné que era mi primo (1)-.
Tu primo 1: -Rió- ¿Te levantas o hacemos como ayer? -Dios, no, el mareo que me dio, juro que no me vuelve a dar en la vida-.
Tu: Ya me levanto yo sola, gracias por la ayuda. -Me levanté rápido para evitar que viniese a por mi-.
Al levantarme, fui al armario y busqué algo que ponerme, me decidí por algo rápido:


Me fui al baño y me duché, con pelo incluido. Al terminar, me miré al espejo, pero no para ver cómo me quedaba la ropa. Sino para verme a mí. Me notaba cambiada, y no sabía la causa.
Bajé a desayunar y allí estaban todos. Comimos en silencio, odio el silencio, me hace pensar y no me gusta.
Al acabar me fui a mi cuarto a hacer las maletas, ya que el vuelo de regreso a Londres era en la madrugada de mañana. El resto de la mañana me la pasé tumbada en la cama, mirando el techo y pensando, otra vez. En parte, creo que estos días aquí me han venido bien para desconectar. Pero por otra parte, me ha estado recordando a la familia, que ya no tengo y que al parecer, no recuperaré jamás.

Después de toda la mañana sin hacer nada. Mi tía nos llamó para comer. Comimos y pasé la tarde haciendo lo mismo que hice en la mañana, nada. La verdad, se hizo aburrida la tarde, tumbada en la cama, mirando el techo y parpadeando. Pero la pereza me invadía y ganas de hacer algo, no había...
Al poco rato, mi móvil sonó con un mensaje. Miré la pantalla: Eric. Al ver su nombre, una sonrisa apareció en mí. Lo leí.

_____ (tu nombre), me acabo de enterar de que tu madre murió hace unos días. Lo siento. Si lo hubiese sabido antes habría llamado. Te quiero xx.

Bueno, por lo menos sé que aún me quiere. Aunque ha sido todo un detalle mandarme el mensaje. ¿Cómo se habrá enterado?. Ahora me daba igual, ya eran las 23.45, y el vuelo de regreso a Londres era a las 1.00 de la madrugada. El aeropuerto quedaba un poco lejos, así que había que salir un rato antes. Antes de salir, me despedí de mis tíos, cogí la correa de Kira y la subí en el coche.

Una vez en el aeropuerto, me despedí de mis primos y entré en el avión. En él, llevé mi maleta y a Kira a la parte de almacenaje, situada detrás de los pasajeros. Volví, me senté y puse mi música con "If Today Was Your Last Day" de Nickelback y cerré los ojos. Sin querer quedé dormida.
Al cabo de una hora, que para mí fueron escasos minutos, avisaron por megafonía de que ya habíamos aterrizado en Londres. Me puse una chaqueta, -ya que allí hacía un poco de frío- y salí del avión a por mi maleta y a por Kira. Entré en el aeropuerto y me puse a buscar a Harry. Entre tanta gente, no veía a nadie y me estaba poniendo nerviosa. De repente una mano cogió un buen mechón de mi pelo y me arrastró hacia un lado. Al salir de la multitud me encontré a Harry.

Tu: ¿Has sido tu quién me ha arrastrado cogiéndome del pelo? -Una vez me soltó, me llevé las dos manos a mi cabeza y presioné para aliviar el dolor que el tirón de pelos me ocasionó-.
Harry: Si, fui yo. Es que intenté cogerte del brazo, pero no llegaba, así que opté por algo que se puede atrapar más fácilmente. -Se quedó mirando con cara de alucine a Kira- ¿Y eso? -La señaló-.
Tu: -Reí- Se llama perro. -Se me quedó mirando con cara de "no jodas"- ¿Qué?, me preguntaste y te respondí.
Harry: -Rodeó los ojos- Obviamente, me refería a qué haces con el perro aquí. Cuando te fuiste no te llevaste un perro contigo. 
Tu: Pues, si no me llevé un perro cuando me fui, a lo mejor, es que me lo he traído, ¿no te parece? -Reí-.
Harry: ¡Deja de tratarme como si fuera estúpido!, ¿vale?, las preguntas que te hago son normales, y tus respuestas, no lo son... -¿Ah?, ¿ahora la culpa es mía?-.
Tu: -Reí- Vale. -Alargué la "a"-. ¿Nos vamos ya a casa?, tengo ganas de saludar a los chicos. -Le miré feliz. La verdad es que los había echado de menos-.
Harry: -Me miró con cara intimidante, eso me puso nerviosa- Pues, a mí no me has saludado. -Si. ¿No lo hice?, ups, que empanamiento tengo encima-.
Tu: Hola Harry, ¿nos vamos? -Me miró divertido, sus caras me encantan-.
Harry: -Rió- Eso está mejor. Aunque habría quedado mejor al inicio de la conversación, ¿no crees? -Comenzó a andar y yo le seguí-.
Tu: Puede, pero qué más da. Siendo un saludo, da igual cuando se diga, ¿no? -A esto último, no me contestó con palabras, solo soltó una risa que me hizo entender que sí daba igual-.

Salimos a la calle y comenzamos a andar, él se ofreció a llevar mi maleta, por lo que yo llevé a Kira.
Tras un rato andando, me extrañé. ¿No había venido en coche?, miré a mi alrededor, solo había bares. Eso me dio hambre, y me sonó la tripa.
Harry: ¿Quieres que vayamos a tomar algo a algún bar de por aquí? -Me miró gracioso-.
Tu: Si, por favor. -Le sonreí y me devolvió la sonrisa. Esa preciosa sonrisa, con esos preciosos dientes... adsweuhdf-.

Nos fuimos hacia un bar que había en un callejón apartado del mundo. No había mucha gente, normal, eran las 2.30 de la madrugada, solo había un grupo de chicos y un par de parejas de enamorados.
Con cada paso que dábamos hacia el establecimiento, más me extrañaba. 
Cuando estuve lo suficientemente cerca de las mesas, me quedé paralizada. ¿Qué significa esto?, no puede ser. Debo de estar delirando. Pero me fijé bien y no, no estaba delirando. Estaba en lo cierto.
Harry siguió andando, hasta que me preguntó algo. Fue una pregunta sin respuesta, ya que no contesté. Harry, al percatarse de que no hablaba, miró hacia donde se supone que estaba, y al no verme, miró hacia atrás y me vio allí, llorando. Se acercó a mí y me miró preocupado.
Harry: ¿Qué te pasa _____ (tu nombre)? -Nada más acabar la frase, lo abracé. Estaba viendo lo que menos quería-.



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Holaaa c:
Espero que os esté gustando la novela. Si os está gustando, comentad/suscribiros, por favor. Significaría mucho. Gracias.
En la próxima semana, no podré subir capítulos, ya que me voy a casa de una amiga, con otras amigas y no hay Internet. Estaremos allí desde el Lunes hasta el Viernes, así que ya sabéis.
Cuando vuelva me pondré a escribir de nuevo, y si puedo, subiré 2 capítulos.
Un besooo ;3

16 jul. 2013

Capítulo 10: Desconection

La vida es demasiado corta para estresarte con gente que jamás se ha merecido ser un problema en tu vida
Tu tío: Por eso, hemos pensado que te vendrá bien quedártela, ¿te parece? -Me miró nervioso. ¿Darme a quién?, me perdí, que alguien me explique...-.
Tu: ¿Darme a quién? -Los miré a cada uno con cara entusiasta, adsfjsreh, estaba que me subía por las paredes-.
Tu primo 2: A Kira tonta. -Rió ante mi entusiasmo. ¿Me van a dar a Kira? *-*-. 
Tu: ¿¡Me vais a dar a Kira!? -No me lo puedo creer, va a ser mía, se vendrá conmigo a Londres y vivirá conmigo-. 
Tu primo 1: Si, a partir del Sábado será toda tuya. -Vale, explico, Kira es la perra de mis tíos, es un Samoyedo-.  
Terminamos de comer y recogimos la mesa, la limpiamos y pusimos las cosas que antes había en ella encima.
Tu: ¿Dónde está Kira? -Estaba super emocionada, a parte de que se vendría conmigo, no la veía desde hace mucho tiempo y también la echaba de menos-. 
Ti tío: -Salimos al patio y la vimos bebiendo agua- Ahí la tienes. -En cuanto oyó la voz de mi tío, levantó la cabeza. y al verme corrió hacia mí-.

 

Tu: -Me agaché, la abracé y la acaricié tan fuerte que casi le arranco el pelo a la pobre- ¡TE ECHÉ DE MENOS KIRA! -Me ladró-. 
Tu primo 2: -Rió- Si le arrancas el pelo, creo que te ladrará cada vez que te vea. -¿Ah?, tu se lo haces y te quiere, ¿por qué a mi no?-.
Tu: Ah, ya, claro... -Rodeé los ojos. Seguí a lo mío, Kira comenzó a lamerme la mano y el brazo- Ya, para, para, para-.
Tu tía: Creo que ya va siendo hora de dormir. -Nos invitó a todos a entrar en casa y cerró la puerta del patio-.
Mis primos me llevaron hasta mi cuarto y me dejaron sola en él. Acomodé la poca ropa que me llevé y me puse mi pijama. Después, me fui al baño a lavarme los dientes y a hacer pis, y a continuación, volví a mi cuarto a dormir. Pero antes pensé, Eric ya no me manda mensajes, ni me llama, seguirá molesto conmigo. No quiero que se enfade, yo le amo, y él, por mucho que le cueste, no puede verlo, y eso me duele...

A la mañana siguiente

Mi móvil comenzó a sonar con "Behind These Hazel Eyes" de Kelly Clarkson a todo volumen. Abrí los ojos como dos platos, estiré mi mano para alcanzar el móvil, y sin mirar quién era, colgué y lo estrellé contra la mesa. Volví a cerrar los ojos malhumorada e intenté dormir otra vez. 
Alguien entró en mi habitación y se colocó delante mía. 
*****: _____ (tu nombre)..., despierta. -Entreabrí los ojos y vi a un chico de pelo negro y ojos azules. Era mi primo (1)-. 
Tu: Mmmm. -Me limité a refunfuñar y me di media vuelta en la cama-. 
Tu primo 1: Tú lo has querido. –Primero tiró de mi pie, luego me sentó en el borde de la cama. A continuación, me levantó tirando de mi muñeca, me cogió y me colocó encima de su hombro derecho, haciendo caer la mitad de mi cuerpo por su espalda-.
Tu: ¡No, déjame!, ¡sabes que odio que me cojan así! –En realidad me encantaba, pero al estar recién levantada, la sangre se me subía a la cabeza muy rápido y al bajar, me daba un mareo, de esos que te dejan tiesa-. 
Tu primo 1: Haberte levantado cuando te dejé la oportunidad de hacerlo. –Oí su típica risa de loco. Lo que hizo que le diese un golpe en el trasero. Me lo puso a huevo,  ya que lo tenía en la cara, literalmente,  y no me resistí- ¡Auch!, ¡¿a qué vino eso?! –Llegó a la planta de abajo y siguió caminando hasta la cocina, donde por fin me soltó-.
Tu: Te dije que me soltases. –Al acabar la frase, me bajó la sangre y me provocó un mareo enorme, ello hizo que mi primo me tuviese que agarrar, ya que le iba a pegar un bocado al suelo-. 
Tu primo 1: ¿Estás bien? –Me ayudó a sentarme en una silla y mi otro primo vino con un plato y un café, que dejó encima de la mesa. Supuse que era mi desayuno-. 
Tu: No. Si me hubieses hecho caso y me hubieras bajado cuando te lo pedí, no estaría mareada. –Esto es lo que me fastidia de mis primos, todo lo que hacen jugando, me lo hacen a mí, y luego si eso tiene consecuencias, las acabo pagando yo -.-, por eso me cabreo cuando juegan conmigo-. 
Tu primo 1: Lo siento. –Se sentó en una silla a mi lado y se me quedó mirando con cara de cachorro. Lo siento, pero esa cara me puede, sea de quien sea-.
Después de desayunar, me duché y me vestí:

Mis primos y yo nos fuimos a dar una vuelta por _____ (tu ciudad). Fue corta, ya que, aunque estemos a finales de Septiembre, sigue haciendo bastante calor, cosa que no aguanto. Odio sudar.
A las pocas horas volvimos a casa y jugamos un rato con Kira. Mi primo 2 se inventó un juego para marear a Kira. Cosa que no me parecía bien, ya que como dije antes, todo lo que hacen tiene consecuencias, y esta vez, las tuvo gordas. Kira se abalanzó sobre mí y me rajó la camisa que llevaba.
Tu: ¡ _____ (TU PRIMO 2)!, ¡YO TE MATO! –Me levanté del suelo y comencé a correr detrás de él. Esa camisa era de mis favoritas. La próxima vez que venga aquí, me aseguraré de traerme un chándal…-. 
Tu primo 2: ¡Vale, vale!, ¡no me mates!, te compraré una camisa nueva... -Me miró asustado. ¿Tanto miedo doy?-. 
Tu: No hace falta que me compres una. -Sonreí. Si, vale, me jodió bastante quedarme sin camisa, pero anoche me dijeron que entraba poco dinero y no quería que gastasen más-.
 
Después de jugar un rato, entramos dentro y comimos. Al acabar de comer, ya que hacía demasiado calor fuera, nos pusimos a jugar a la Wii, concretamente, al Animal Crossing. A mis primos les encanta ese juego, al igual que a mí. Tras un rato jugando, mi móvil sonó, lo saqué del bolsillo y en la pantalla vi a Louis:

Me perdí en los ojos tan hermosos que tenía en la foto que le puse de contacto. Descolgué el teléfono cuando me di cuenta de que me estaba llamando y me lo llevé a la oreja. A partir de ahí, la conversación fue en inglés.

---------------------------------------------------Conversación-------------------------------------------
Tu: ¡Hola Louis! -Se notó un poco de distorsión en la voz, así que adiviné que lo puso en altavoz-.
Louis: ¡Hola  _____ (tu nombre), ¿cómo te va en _____ (tu ciudad)?
Tu: Bastante bien, ¿y a vosotros?
Louis: Bastante bien, tu casa es bastante cómoda. –Se notaba que se estaba aguantando la risa-.
Tu: Ya lo… ¿os habéis quedado en mi casa? -¿Cómo han entrado allí?, si no hay más llaves a parte de la mía y la de mi padre. Pero la de mi padre se quedó allí y la tengo guardada-. 
Niall: ¡Hola _____ (tu nombre). Sep, al bajar de nuestro coche, te dejaste las llaves en el asiento, y decidimos cuidar de tu casa mientras estabas fuera. -¿Ah?, ¿sin consultar primero?-.
Tu: ¿Y no preguntáis primero? –En realidad me daba igual, pero me gusta meterme con la gente y hacerles sentir culpables-. 
Zayn: ¿Qué más te da?, somos amigos, ya tenemos confianza. -También es verdad, el día con mi cita con Eric, se quedaron allí y no pasó nada. Por lo que no debería preocuparme-. 
Tu: Bueno. -Soné convencida- Quedaos allí, pero cuando vuelva hablaremos. -Los 5 soltaron una leve risita que me hizo sonreír-.
Harry: Vale mamá. -Eso me entristeció- Perdón, no quise decir eso... -Se notó que los chicos le regañaron, ya que oí varios "shh" a la vez-. 
Tu: -Guardé mi nostalgia para más tarde- ¿Ya soy madre?, no recuerdo haber tenido un hijo, y es curioso, ya tiene 18 años, o sea, que soy un año mayor que mi hijo. -Reí-. 
Liam: Oye, hace unas horas, tu padre dejó un mensaje de voz. Dice que en unos días pasará a recoger las llaves de tu casa. -¿Que las va a recoger?, una mierda, si se fue, es para no volver, y si me cambió por otra mujer, que no piense que se tomará esas libertades, porque ahora es MI casa-. 
Tu: Vale, si aparece por allí pidiéndolas, no se las deis, decidle que espere a que llegue, que ya lo llamaré. -Ahora se piensa aprovechar de su autoridad, ¡já!, que se lo cree-.
Harry: Te dejamos, ya sabes que cuando vengas voy yo a por ti, para recogerte al aeropuerto, ¿no?. -¿Solo viene Harry?, yo pensaba que venían todos-.
Tu: ¿Solo Harry?, yo pensé que venían todos...
Niall: No, solo va Harry, se ofreció voluntario, y nos dijo que quería ir solo. -¿Se ofreció voluntario y quería ir solo?, miedo me da este chico-.
Tu: Vale, hasta luego chicos. -Luego colgué y sonreí como una estúpida, por una razón la cual no sé, será por puro placer...-.
------------------------------------------------Fin de la conversación------------------------------------

Después de hablar con los chicos, encontré a mis primos mirándome alucinados. Ellos no tenían idea de inglés, estudiaban francés. 
Tu: Chicos ya lleváis toda la tarde jugando, descansad un poco la vista. -Ambos asintieron y apagaron la Wii-. 
Después de un rato en silencio, mi tía nos llamó para poner la mesa, esta familia es mi favorita entre todas las que forman la mía. Son encantadores, a excepción de mis primos, ellos son unos coñazos. 
Durante la cena, me informaron sobre las dietas de Kira, sus necesidades y sus horarios. Demasiadas cosas para mi pequeña cabecita...
  
Después de cenar, recogimos la mesa y me subí directa a mi cuarto a ponerme el pijama. Luego me fui al baño. Allí me lavé los dientes e hice pis. Al acabar, me dí cuenta de que me bajó la regla, y ahí fue cuando el tic me visitó de nuevo. Corrí a mi cuarto, busqué una compresa y me la puse. Siempre tiene que venir en momentos que no debe hacerlo.
Bajé a la cocina y le pedí una pastilla a mi tía. Me la tomé y volví a mi cuarto. Deshice la cama y me tumbé. Antes de cerrar los ojos, mi móvil vibró. Me levanté y en la pantalla vi un whatsapp de Harry. Lo abrí, trataba de Eric.

_____ (tu nombre), acabo de venir de comprar leche para la cena, (hoy cenamos y dormimos en tu casa) y al venir, he visto a Eric entrar en una casa y le ha abierto la puerta una chica joven. Me dejaste claro que no querías que me metiese en el tema, pero pensé que debería hacértelo saber.

¿Que ha entrado en una casa y le ha abierto una chica joven?, ¿ah?, ¿qué insinúa?...
 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Holaaa c: 
Este capítulo tardé mucho menos en hacerlo ya que tengo más rato libre, espero que os haya gustado y no se os haya hecho pesado. Una cosa, ¿qué creéis que le pasará a rayita?, me gustaría saber lo que creéis que pasará. No lo leerá nadie, pero si alguien lo lee, no estaría mal que comentase o algo.
Al principio se me olvidó que este novela comienza en el 2012, por eso puse en la conversación que Harry tenía 18 años.  
Si os está gustando la novela, no olvidéis suscribiros! ;3

15 jul. 2013

Capítulo 9: De Vuelta A Casa :)

Actúo como si no me importase, pero muy en el fondo, te juro que me mata



Mi móvil vibró. Era un mensaje de Eric. Miré la pantalla y lo leí. ¿Cómo puede decirme esto? No es justo que me tenga que joder por hacerle feliz a él...

_____ (tu nombre), sabes que no me gusta que estés con ellos. Por eso te voy a preguntar algo, ¿Tienes algo con alguno de ellos?, si es así, dímelo a la cara y no lo ocultes más. Y si no, elije. O te vas con ellos, o te vienes conmigo.

¿Cómo me puede decir eso?, ¿es que no puedo tener amigos?, ¿me tengo que limitar a tener novio y ya está?, no me parece correcta la actitud que está teniendo Eric. Es un egoísta.
Se me quitó el sueño, y para recuperarlo, fui a la cocina a tomarme una infusión.
Me la preparé y me recosté en la mesa. Miré al techo y suspiré. Es curioso, todo lo que me está pasando ha sido nada más llegar a Londres. ¿Será casualidad? Llevo 19 años viviendo en paz y cuando me mudo, deciden de pasar las cosas. Todo pasa tan rápido, que no sé cómo afrontarlo de golpe...

En un momento de silencio, oí la madera del suelo crujir. Volteé la cabeza hacia la puerta y vi un chico de rulos castaños y ojos verdes. Seguí bajando mi mirada hasta su tronco y me fijé en sus pectorales, abdominales, y su perfecta “v” debajo de estos. No pude evitar fijarme en sus tatuajes.
Volví a mirarle a la cara, tenía una sonrisa pícara, por ello me sonrojé.


Harry: -Avanzando hasta donde yo estaba- No has disimulado nada. -Se recostó en la mesa, al igual que yo-.
Tu: -Reí tímidamente- ¿Qué haces aquí? -Le pregunté intentando cambiar de tema-.
Harry: -Rió- Tenía que ir al baño y fui a preguntarte dónde estaba, pero al entrar en tu cuarto no te vi y empecé a buscarte.
Tu: Está al fondo a la izquierda. -Me dí la vuelta, me apoyé en la mesa con mis codos y bebí de mi infusión-.
Harry: Gracias. -Me miró raro- ¿Y tu que haces aquí?. Son las 00.25, mañana tienes clases en la universidad, ¿no?.
Tu: Si, pero si tengo una infusión en la mano, será porque no puedo dormir. Digo yo que se sobreentiende, ¿no?. -Le miré graciosa. No tenía por qué saber que era una infusión, pero bueno-.
Harry: -Miró mi taza- Es verdad. -Rió- ¿Y qué te pasa que no puedes dormir?
Tu: -Cogí mi móvil y le enseñé el mensaje de Eric. Su cara pasó de ser curiosa a cabreada-. Eso pasa, el mensaje me quitó el sueño e intento recuperarlo.
Harry: Te lo dije, y no voy a parar de repetírtelo hasta que me hagas caso. -Se sentó en la mesa y se cruzó de brazos-.
Tu: -Rodeé los ojos- Dijo uno de los integrantes de la banda más famosa del momento, que ahora anda en boxers con total normalidad por la casa de una chica que conoce de hace a penas 4 días, ¿verdad?. -Le miré con cara de “¿es broma?”, lo que provocó su risa-.
Harry: ¡Por supuesto!. Aún sigo sin entender cómo no te alteraste cuando nos viste por primera vez. -Me miró curioso-.
Tu: -Suspiré- Sencillo, no soy directioner, solo me gustan las canciones. Para mi, la gente famosa, solo son personas que saben hacer algo bastante bien. No las trato como dioses.
Harry: Me alegra que pienses así. -Él asentía mientras hablaba-.
Tu: -Reí- ¿Por qué?, ¿no queréis más fans?
Harry: -Sonrió- No es por eso. Nos agrada tener una amiga que nos aprecie por lo que somos, no por lo que hacemos... ¿sabes?, No es tan fácil encontrar gente así... Ya sabes, la mitad de la gente te ama por ser su ídolo, y la otra mitad, te odia y piensa que eres gay. -Tras decir esto último, agachó la cabeza. Awww, pobre :(-.
Tu: -Intenté consolarle- Bueno, tienes personas que te quieren y te apoyan. Tienes que ver el lado bueno de las cosas. Aunque no todo será de color de rosa. La fama tiene un precio, y si es tu sueño, tienes que aguantar es precio... -Me senté a su lado y le dí un empujón con mi cuerpo, haciendo que me mirase sonriente-.
Harry: -Rió- Si, es verdad... -Se removió su hermoso pelo y me miró-. Si no tienes sueño, si quieres me puedo quedar contigo un rato.
Tu: -Asentí- Pero tu estarás cansado, deberías ir a dormir tu y estar descansado para mañana.
Harry: No, insisto, me quiero quedar contigo. -Este chico es un cielo, aunque, ¿no le da vergüenza estar en boxers delante mía?

Ambos nos fuimos al salón y nos sentamos juntos en el sillón. Pusimos Bob Esponja. Me encanta esa serie. Mi personaje favorito era Patricio. Esa estrella es clavada a mí, me identifico con ella. Era   tan simple, tan estúpida... que sencillamente no podía aguantarme la risa. Pobre Patricio, lo estoy poniendo verde...
Al final, cuando acabó el programa, Harry cayó dormido, pero como no podía mantener su cabeza en equilibrio, se recostó y acabó durmiendo con su cabeza sobre mis piernas. Era tan lindo cuando dormía, moría de ternura. Yo también me estaba muriendo de sueño, pero para no despertar al pobre Harry, me quedé a dormir allí con él.
 
A la mañana siguiente
 
*****: Aww, mira a quién tenemos aquí Lou. Que buena pareja hacen, ¿no? -Tras terminar la frase, perezosamente, abrí mis ojos, encontrándome con un chico de ojos castaños delante de mí. Era Liam-.
Tu: Cállate, que quiero dormir. -Me recosté en el sofá y abracé un cojín. Espera, en nuestro sofá no tenemos cojines... Miré hacia arriba y vi un torso desnudo y una melena rizada. Mierda, estaba abrazando la cintura de Harry-.
Harry: -Rió- Mujer que son las 7.30, tienes que levantarte ya, tienes clases hoy.
Tu: -Abrí los ojos como un par de platos- ¡LAS 7.30 DE LA MAÑANA! -Las clases empiezan a las 8.00. Ya voy tarde...-.
Zayn: -Se agachó hasta quedar a mi altura- Tranquila, te hemos preparado el desayuno. Solo dúchate y baja a desayunar. -Me echó una sonrisa amable-.
Tu: Muchas gracias chicos. -Que atentos. Desde luego, tengo una puntería para encontrar amigos impresionante. Y no me arrepiento de haberlos conocido-.

Salí disparada del sillón. Corrí a mi cuarto y en el armario busqué algo que ponerme. Acabé eligiendo este conjunto:


 Fui al baño y me dí una ducha lo más rápido que pude. Bajé a la cocina y allí había un plato con unas tostadas, una taza de café y un vaso con zumo de naranja. Me senté y a los pocos minutos aparecieron los chicos por la puerta, se sentaron y cogieron una manzana cada uno.
Tu: -Me tragué todo lo que tenía en la boca- Muchas gracias, ha sido todo un detalle. Os debo una. -Me terminé el desayuno y le dí un beso en la mejilla a cada uno-.
Subí a mi cuarto, cogí mi bandolera y bajé a la entrada. Allí cogí mis llaves y salí para irme a la universidad.

Allí, pensé en el mensaje de Eric, no lo había respondido, ¿y ahora qué le digo?, él me importa mucho, puesto que le quiero, pero ellos son mis amigos, y también los amo. No puedo elegir entre ellos.
****: _____ (tu nombre), tenemos que hablar. -Conocía esa voz, Eric. No preparé nada, por lo que tenía que improvisar algo rápido-.
Tu: -Me di la vuelta para tenerlo cara a cara- Buenos días a ti también, Eric
Eric: Leiste mi mensaje, ¿verdad? -Asentí- Pues respóndeme, ¿a quién eliges? -Su mirada era seria y fría, ¿de verdad valía la pena pelear por esto?-.
Tu: Eric, no puedo elegir, os quiero a los 6. -Me echó una mirada siniestra, esto me empezaba a asustar, y las acciones de Eric eran impredecibles-.
Eric: Como quieras. -Me esquivó y se fue, dejándome allí, mirando a la nada-.
El resto de la mañana pasó, pero yo no dejaba de darle vueltas al asunto de Eric, no me lo podía quitar de la cabeza.
Al terminar la universidad, volví a casa, abrí la puerta y vi a los chicos allí. ¿No se habían ido?, saludé y me fui a mi cuarto a dejar mis cosas y bajar a ver qué podía comer.
Niall: _____ (tu nombre), ya hemos hecho la comida. -¿Ya?, ¿es que van a comer aquí?, neh, a mi me da igual, yo no sé cocinar, tengo 19 años y solo sé hacer lo básico, unos huevos, patatas y tortilla. No me podría alimentar de eso hasta que me muriese, así que me venía genial-.
Tu: ¿Me hacen el desayuno y ya me hacen la comida? -Me fui a la cocina a poner la mesa. Luego los chicos aparecieron por la puerta para ayudarme-.
Louis: Hemos decidido que hoy comemos contigo, ¿te importa?. -No me dejó contestar- Seguro que no.
Tu: -Reí- No me dejaste contestar... -Terminamos de poner la mesa y echamos la comida que prepararon en los platos-.
Louis: Ya, pero no te puedes negar.
Tu: ¿Por qué no? -Le miré curiosa esperando una buena respuesta-.
Niall: Porque si nos echas, toda esta comida, se pondrá mala para cuando decidas comerla. -Es cierto, no había caído en ello-.
Tu: -Reí- Es verdad. Entonces no os echo a patadas de aquí. -Todos rieron ante mi comentario-.
Después de comer, rápidamente me fui a mi cuarto a hacer la maleta, ya que el vuelo a España era hoy. Solo estaría el Viernes y el Sábado, volvería a Londres la madrugada del Domingo. Me daba corte pedirle a los chicos que me recogiesen tan tarde, pero no me apetecía dormir en el aeropuerto, así que no había opción...

Tras terminarla, los 5 me acompañaron al aeropuerto. Esperamos juntos en la sala de espera mientras contestaba preguntas que me hacían. Por fin, llamaron para el vuelo a España. Y me dirigí hacia el avión, no sin antes despedir a los chicos con un beso en la mejilla a cada uno. Entré y me senté.
No sé si fue mala suerte que me tocó el mismo tío que se puso a mi lado el día que vine a Londres, y no estaba dispuesta a que me ensuciase la camisa de babas, otra vez. 
Saqué mi MP4 del bolso y puse la primera canción de la lista, "Two Pieces" de Demi Lovato. Amo esa canción.

A la hora, el avión aterrizó, allí encontré a mis dos primos -hermanos mellizos- esperándome con caras impacientes:

El de la izquiera será tu primo 1, el de la derecha será tu primo 2
Tu: -Corrí a abrazarles- ¡CUANTO TIEMPO SIN VEROS! -Los abracé fuertemente. Hace unos 3 meses que no los veo-.
Tu primo 1: _____ (tu nombre), te hemos echado de menos. -Me aceptó el abrazo y me dió un beso en cada mejilla-.
Tu primo 2: -Imitó el gesto de mi primo- ¡Hola!, ¿cómo te va?
Tu: Bastante bien, ¿y a vosotros? -Me planté ante ellos y los miré atenta-.
Ambos: Igual que a tí. -Reí-

Los tres nos subimos en el coche y condujimos hasta la casa de mis primos, ya que los próximos días los pasaría con ellos.
Al llegar, saludé a mi tío y mi tía y estuvimos hablando toda la tarde.
A las 22.15, mis tíos prepararon la cena y mis primos y yo, mientras, pusimos la mesa. Luego nos sentamos a cenar.
Tu tía: _____ (tu nombre), verás, ultimamente, no está entrando mucho dinero aquí, y nos cuesta mantener la casa. 
Tu tío: Por eso, hemos pensado que te vendrá bien quedártelo, ¿te parece? -Me miró nervioso. ¿Darme a quién?, me perdí, que alguien me explique...-.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Holaaa! c:
Este capítulo, admito que salió pesado, porque no ocurre nada interesante. Pero no sabía que poner, y quedó así. Espero que no se os haga pesado como a mí. 
Espero que os guste, si os gustó, no olvidéis comentar y si podéis, suscribiros. Un beso enormeeeeeeeeeee <3