15 jul. 2013

Capítulo 9: De Vuelta A Casa :)

Actúo como si no me importase, pero muy en el fondo, te juro que me mata



Mi móvil vibró. Era un mensaje de Eric. Miré la pantalla y lo leí. ¿Cómo puede decirme esto? No es justo que me tenga que joder por hacerle feliz a él...

_____ (tu nombre), sabes que no me gusta que estés con ellos. Por eso te voy a preguntar algo, ¿Tienes algo con alguno de ellos?, si es así, dímelo a la cara y no lo ocultes más. Y si no, elije. O te vas con ellos, o te vienes conmigo.

¿Cómo me puede decir eso?, ¿es que no puedo tener amigos?, ¿me tengo que limitar a tener novio y ya está?, no me parece correcta la actitud que está teniendo Eric. Es un egoísta.
Se me quitó el sueño, y para recuperarlo, fui a la cocina a tomarme una infusión.
Me la preparé y me recosté en la mesa. Miré al techo y suspiré. Es curioso, todo lo que me está pasando ha sido nada más llegar a Londres. ¿Será casualidad? Llevo 19 años viviendo en paz y cuando me mudo, deciden de pasar las cosas. Todo pasa tan rápido, que no sé cómo afrontarlo de golpe...

En un momento de silencio, oí la madera del suelo crujir. Volteé la cabeza hacia la puerta y vi un chico de rulos castaños y ojos verdes. Seguí bajando mi mirada hasta su tronco y me fijé en sus pectorales, abdominales, y su perfecta “v” debajo de estos. No pude evitar fijarme en sus tatuajes.
Volví a mirarle a la cara, tenía una sonrisa pícara, por ello me sonrojé.


Harry: -Avanzando hasta donde yo estaba- No has disimulado nada. -Se recostó en la mesa, al igual que yo-.
Tu: -Reí tímidamente- ¿Qué haces aquí? -Le pregunté intentando cambiar de tema-.
Harry: -Rió- Tenía que ir al baño y fui a preguntarte dónde estaba, pero al entrar en tu cuarto no te vi y empecé a buscarte.
Tu: Está al fondo a la izquierda. -Me dí la vuelta, me apoyé en la mesa con mis codos y bebí de mi infusión-.
Harry: Gracias. -Me miró raro- ¿Y tu que haces aquí?. Son las 00.25, mañana tienes clases en la universidad, ¿no?.
Tu: Si, pero si tengo una infusión en la mano, será porque no puedo dormir. Digo yo que se sobreentiende, ¿no?. -Le miré graciosa. No tenía por qué saber que era una infusión, pero bueno-.
Harry: -Miró mi taza- Es verdad. -Rió- ¿Y qué te pasa que no puedes dormir?
Tu: -Cogí mi móvil y le enseñé el mensaje de Eric. Su cara pasó de ser curiosa a cabreada-. Eso pasa, el mensaje me quitó el sueño e intento recuperarlo.
Harry: Te lo dije, y no voy a parar de repetírtelo hasta que me hagas caso. -Se sentó en la mesa y se cruzó de brazos-.
Tu: -Rodeé los ojos- Dijo uno de los integrantes de la banda más famosa del momento, que ahora anda en boxers con total normalidad por la casa de una chica que conoce de hace a penas 4 días, ¿verdad?. -Le miré con cara de “¿es broma?”, lo que provocó su risa-.
Harry: ¡Por supuesto!. Aún sigo sin entender cómo no te alteraste cuando nos viste por primera vez. -Me miró curioso-.
Tu: -Suspiré- Sencillo, no soy directioner, solo me gustan las canciones. Para mi, la gente famosa, solo son personas que saben hacer algo bastante bien. No las trato como dioses.
Harry: Me alegra que pienses así. -Él asentía mientras hablaba-.
Tu: -Reí- ¿Por qué?, ¿no queréis más fans?
Harry: -Sonrió- No es por eso. Nos agrada tener una amiga que nos aprecie por lo que somos, no por lo que hacemos... ¿sabes?, No es tan fácil encontrar gente así... Ya sabes, la mitad de la gente te ama por ser su ídolo, y la otra mitad, te odia y piensa que eres gay. -Tras decir esto último, agachó la cabeza. Awww, pobre :(-.
Tu: -Intenté consolarle- Bueno, tienes personas que te quieren y te apoyan. Tienes que ver el lado bueno de las cosas. Aunque no todo será de color de rosa. La fama tiene un precio, y si es tu sueño, tienes que aguantar es precio... -Me senté a su lado y le dí un empujón con mi cuerpo, haciendo que me mirase sonriente-.
Harry: -Rió- Si, es verdad... -Se removió su hermoso pelo y me miró-. Si no tienes sueño, si quieres me puedo quedar contigo un rato.
Tu: -Asentí- Pero tu estarás cansado, deberías ir a dormir tu y estar descansado para mañana.
Harry: No, insisto, me quiero quedar contigo. -Este chico es un cielo, aunque, ¿no le da vergüenza estar en boxers delante mía?

Ambos nos fuimos al salón y nos sentamos juntos en el sillón. Pusimos Bob Esponja. Me encanta esa serie. Mi personaje favorito era Patricio. Esa estrella es clavada a mí, me identifico con ella. Era   tan simple, tan estúpida... que sencillamente no podía aguantarme la risa. Pobre Patricio, lo estoy poniendo verde...
Al final, cuando acabó el programa, Harry cayó dormido, pero como no podía mantener su cabeza en equilibrio, se recostó y acabó durmiendo con su cabeza sobre mis piernas. Era tan lindo cuando dormía, moría de ternura. Yo también me estaba muriendo de sueño, pero para no despertar al pobre Harry, me quedé a dormir allí con él.
 
A la mañana siguiente
 
*****: Aww, mira a quién tenemos aquí Lou. Que buena pareja hacen, ¿no? -Tras terminar la frase, perezosamente, abrí mis ojos, encontrándome con un chico de ojos castaños delante de mí. Era Liam-.
Tu: Cállate, que quiero dormir. -Me recosté en el sofá y abracé un cojín. Espera, en nuestro sofá no tenemos cojines... Miré hacia arriba y vi un torso desnudo y una melena rizada. Mierda, estaba abrazando la cintura de Harry-.
Harry: -Rió- Mujer que son las 7.30, tienes que levantarte ya, tienes clases hoy.
Tu: -Abrí los ojos como un par de platos- ¡LAS 7.30 DE LA MAÑANA! -Las clases empiezan a las 8.00. Ya voy tarde...-.
Zayn: -Se agachó hasta quedar a mi altura- Tranquila, te hemos preparado el desayuno. Solo dúchate y baja a desayunar. -Me echó una sonrisa amable-.
Tu: Muchas gracias chicos. -Que atentos. Desde luego, tengo una puntería para encontrar amigos impresionante. Y no me arrepiento de haberlos conocido-.

Salí disparada del sillón. Corrí a mi cuarto y en el armario busqué algo que ponerme. Acabé eligiendo este conjunto:


 Fui al baño y me dí una ducha lo más rápido que pude. Bajé a la cocina y allí había un plato con unas tostadas, una taza de café y un vaso con zumo de naranja. Me senté y a los pocos minutos aparecieron los chicos por la puerta, se sentaron y cogieron una manzana cada uno.
Tu: -Me tragué todo lo que tenía en la boca- Muchas gracias, ha sido todo un detalle. Os debo una. -Me terminé el desayuno y le dí un beso en la mejilla a cada uno-.
Subí a mi cuarto, cogí mi bandolera y bajé a la entrada. Allí cogí mis llaves y salí para irme a la universidad.

Allí, pensé en el mensaje de Eric, no lo había respondido, ¿y ahora qué le digo?, él me importa mucho, puesto que le quiero, pero ellos son mis amigos, y también los amo. No puedo elegir entre ellos.
****: _____ (tu nombre), tenemos que hablar. -Conocía esa voz, Eric. No preparé nada, por lo que tenía que improvisar algo rápido-.
Tu: -Me di la vuelta para tenerlo cara a cara- Buenos días a ti también, Eric
Eric: Leiste mi mensaje, ¿verdad? -Asentí- Pues respóndeme, ¿a quién eliges? -Su mirada era seria y fría, ¿de verdad valía la pena pelear por esto?-.
Tu: Eric, no puedo elegir, os quiero a los 6. -Me echó una mirada siniestra, esto me empezaba a asustar, y las acciones de Eric eran impredecibles-.
Eric: Como quieras. -Me esquivó y se fue, dejándome allí, mirando a la nada-.
El resto de la mañana pasó, pero yo no dejaba de darle vueltas al asunto de Eric, no me lo podía quitar de la cabeza.
Al terminar la universidad, volví a casa, abrí la puerta y vi a los chicos allí. ¿No se habían ido?, saludé y me fui a mi cuarto a dejar mis cosas y bajar a ver qué podía comer.
Niall: _____ (tu nombre), ya hemos hecho la comida. -¿Ya?, ¿es que van a comer aquí?, neh, a mi me da igual, yo no sé cocinar, tengo 19 años y solo sé hacer lo básico, unos huevos, patatas y tortilla. No me podría alimentar de eso hasta que me muriese, así que me venía genial-.
Tu: ¿Me hacen el desayuno y ya me hacen la comida? -Me fui a la cocina a poner la mesa. Luego los chicos aparecieron por la puerta para ayudarme-.
Louis: Hemos decidido que hoy comemos contigo, ¿te importa?. -No me dejó contestar- Seguro que no.
Tu: -Reí- No me dejaste contestar... -Terminamos de poner la mesa y echamos la comida que prepararon en los platos-.
Louis: Ya, pero no te puedes negar.
Tu: ¿Por qué no? -Le miré curiosa esperando una buena respuesta-.
Niall: Porque si nos echas, toda esta comida, se pondrá mala para cuando decidas comerla. -Es cierto, no había caído en ello-.
Tu: -Reí- Es verdad. Entonces no os echo a patadas de aquí. -Todos rieron ante mi comentario-.
Después de comer, rápidamente me fui a mi cuarto a hacer la maleta, ya que el vuelo a España era hoy. Solo estaría el Viernes y el Sábado, volvería a Londres la madrugada del Domingo. Me daba corte pedirle a los chicos que me recogiesen tan tarde, pero no me apetecía dormir en el aeropuerto, así que no había opción...

Tras terminarla, los 5 me acompañaron al aeropuerto. Esperamos juntos en la sala de espera mientras contestaba preguntas que me hacían. Por fin, llamaron para el vuelo a España. Y me dirigí hacia el avión, no sin antes despedir a los chicos con un beso en la mejilla a cada uno. Entré y me senté.
No sé si fue mala suerte que me tocó el mismo tío que se puso a mi lado el día que vine a Londres, y no estaba dispuesta a que me ensuciase la camisa de babas, otra vez. 
Saqué mi MP4 del bolso y puse la primera canción de la lista, "Two Pieces" de Demi Lovato. Amo esa canción.

A la hora, el avión aterrizó, allí encontré a mis dos primos -hermanos mellizos- esperándome con caras impacientes:

El de la izquiera será tu primo 1, el de la derecha será tu primo 2
Tu: -Corrí a abrazarles- ¡CUANTO TIEMPO SIN VEROS! -Los abracé fuertemente. Hace unos 3 meses que no los veo-.
Tu primo 1: _____ (tu nombre), te hemos echado de menos. -Me aceptó el abrazo y me dió un beso en cada mejilla-.
Tu primo 2: -Imitó el gesto de mi primo- ¡Hola!, ¿cómo te va?
Tu: Bastante bien, ¿y a vosotros? -Me planté ante ellos y los miré atenta-.
Ambos: Igual que a tí. -Reí-

Los tres nos subimos en el coche y condujimos hasta la casa de mis primos, ya que los próximos días los pasaría con ellos.
Al llegar, saludé a mi tío y mi tía y estuvimos hablando toda la tarde.
A las 22.15, mis tíos prepararon la cena y mis primos y yo, mientras, pusimos la mesa. Luego nos sentamos a cenar.
Tu tía: _____ (tu nombre), verás, ultimamente, no está entrando mucho dinero aquí, y nos cuesta mantener la casa. 
Tu tío: Por eso, hemos pensado que te vendrá bien quedártelo, ¿te parece? -Me miró nervioso. ¿Darme a quién?, me perdí, que alguien me explique...-.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Holaaa! c:
Este capítulo, admito que salió pesado, porque no ocurre nada interesante. Pero no sabía que poner, y quedó así. Espero que no se os haga pesado como a mí. 
Espero que os guste, si os gustó, no olvidéis comentar y si podéis, suscribiros. Un beso enormeeeeeeeeeee <3

No hay comentarios:

Publicar un comentario