30 dic. 2013

¡Fin de año y comenzamos 2014!



¡Chicas! No me puedo creer que 2013 haya acabado ya y vayamos a empezar el 2014. Yo solo espero que este año sea de los mejores, por parte de los eventos de los chicos, y los cumpleaños y todo eso. Y a parte por comenzar una "vida nueva" ya saben que siempre dicen que un año es como una pequeña vida, si no lo sabían se lo digo yo. Es hora de cumplir los propósitos hecho este año y olvidar problemas. Este será el año donde encontréis nueva gente, hagáis nuevas cosas, nuevas felicidades, nuevas decepciones... Pero sobre todo, nuevas oportunidades. También será el año donde conseguiremos 365 días nuevos para añadir a nuestra sabiduría y aprender de la vida.

A parte, veo que no se me dan bien estas cosas, por lo que voy a ir directamente al grano.
Chicas, las amo y de verdad, gracias por todo lo que han hecho por esta historia, este blog y sobre todo por mí. Sin vosotras, una de mis aspiraciones habría sido un fracaso. Pero como no, he logrado casi 20.000 visitas desde el 1 de Julio, y creanme cuando les digo que me hace tremendamente feliz haber logrado todo esto. Voy camino de una segunda novela que comenzaré a publicar este nuevo año, y la hago, porque vosotras me dáis ese ánimo e inspiración que necesito.

Y yo solo les puedo dar las gracias, porque no las conozco y han estado ahí, esperando por un nuevo capítulo y sin dejar de leerla, animándome cuando estaba de bajón y sonriendo por mí.
Por eso: Gracias y feliz año nuevo. Las amo ❤

23 dic. 2013

Capítulo 31: Empezar De Cero.

Los "adiós" más dolorosos son aquellos que nunca se dicen y nunca se explican.



  Zayn: -Restregué mi mano por mi mejilla para comprobar si lo que decía era cierto. Al mirar mis dedos, pude comprobar que lo que decía era cierto. Había un tinte rojo en ellos- Es carmín, sí. Pero no es lo que estás pensando...
Perrie: -Una lágrima recorrió su mejilla con rapidez- Estaré encantada de oír tu historia. -Soltó con desprecio-.
Zayn: Comprendo tu enojo, pero te ruego que te tomes las cosas con tranquilidad. -Aclaré mi garganta- Solo acompañé a una amiga a casa porque era tarde, y al despedirse me dio un beso. Solo es eso.
Perrie: Algo me dice que no debería creerte... -Una segunda lágrima brotó de su ojo izquierdo-.
Zayn: Pues deberías hacerlo porque jamás te he mentido y jamás lo haré. -Cogí su mano para ayudarla a entrar en razón-.
Perrie: -Volvió a mirar insegura la marca de carmesí- No sé... -Restregó una de sus manos por sus mejillas y secó las lágrimas que chorreaban por ellas- Puede que tenga que pensarlo. ¿Me puedes decir al menos cómo se llama la chica que te besó?
Zayn: Se llama Samantha. Es una amiga de otra amiga, la conocí hace poco.
Perrie: Bien, pues hasta luego. -Se dio media vuelta y se alejó de mi a un paso rápido-.

Allí me quedé, mirando su figura alejarse poco a poco. En ese momento sentí un gran vacío en mi corazón solo de pensar que esta podría ser la despedida... Mi vida sin la chica a la que amo.
Mi mente se nubló, en este momento era incapaz de pensar en nada, no puedo razonar y tampoco saber los porqués de las miles de preguntas que ahora chocaban con las paredes de mi cráneo, retumbando en él.

Me llevé las manos a la cabeza, tirando de mi pelo, pagando con él el desastre que había creado por una simple marca de carmín. Di media vuelta, y mirando hacia atrás, fui alejándome del punto de encuentro de esta noche. Próxima parada: la estación de tren abandonada de Hearthrown. […]

Una hora de camino después, encontré ante de mi las cristaleras rotas del enorme portón de la estación. Una de ellas abierta, y la otra cerrada. Me adentré en la sombra del establecimiento y poco después salí por un hueco de piedra derrumbada que me llevó a decenas de vías ferroviarias. Me senté en el escalón del andén y dejé mis piernas caer.
Miré al cielo y contemplé las constelaciones dibujadas en él. Una pequeña brisa sacudió mi pelo e hizo chocar las hojas de los árboles y matorrales entre sí. Me Tumbé sobre los escombros y continué pensando.
Zayn: Una relación sin dificultades ni se si existe, pero creo que ya no estoy en una relación... -Una lágrima brotó del rabillo de mi ojo derecho y se escurrió hasta mi oreja-.

Pasaron 5 minutos cuando en el cielo, pude distinguir la cola de una estrella fugaz cruzar el cielo. Antes de que desapareciese, sonreí y  pedí un deseo, el cual, espero que se cumpla...

Narra Harry

Después de que Zayn y Samantha se fuesen, quedé dormido por una hora y media. Acabé por despertarme gracias a las risas histéricas de Louis hablando por teléfono con alguien.
Me levanté de mal humor y miré el reloj de mi muñeca, el cual marcaba casi las doce y media de la madrugada. Removí mi pelo, ya que estaba plano después de tenerlo durante horas apoyado en el sillón, restregué mis manos por mi cara y sacudí mi ropa llena de arrugas. Louis miraba al suelo mientras sonreía de vez en cuando jugada a meter los dedos entre hebras del cojín.
Justo en frente estaba Viridiana, acostada en el sillón, con la cabeza mirando hacia los cojines para reposar la espalda. Estaba encogida, ya que, al estar en el mismo sillón que ella le quitó espacio. Su pelo caía por el asiento hasta casi rozar el suelo. Me quedé mirándola un rato.

Louis acabó de hablar por teléfono y se despidió de mi para irse a casa. 
Tras el sonido de la puerta, quedé en completo silencio. Me incliné para coger a Viri en brazos y acurrucarla para que estuviese cómoda.

En el silencio y la oscuridad del pasillo de las escaleras, solo podía oír la respiración de la chica; lenta y a un ritmo constante.
Abrí la puerta del cuarto de _____ (tu nombre) con cuidad y entré de lado para que ni la cabeza, ni los pies de Viri golpease con el marco de la puerta. De vez en cuando parecía susurrar frases sueltas. Parece que está soñando...

La tumbé sobre la cama y quité las mantas de debajo de su cuerpo para poder arroparla. Ella sola se colocó de lado, mirando hacia la ventana, en dirección opuesta a la puerta.

Salí de allí con cuidado, y al cerrar casi por completo la puerta, pude oír de nuevo un susurro, más alto y más largo que los anteriores:
Viri: Estoy enamorada de ti desde que te vi por primera vez... -Susurró. Me quedé paralizado, pensando en qué podría estar soñando-.

Terminé de cerrar la puerta segundos después de reaccionar ante el comentario que acababa de oír. Avancé por el pasillo aún distraído y al llegar a mi cuarto, cerré la puerta y me dispuse a cerrar los ojos en cuanto mi espalda tocó el colchón.

A la mañana siguiente - Narra Louis

Mis ojos se abrieron solos en el alba. Con pereza, quité las mantas de la cama de encima de mi cuerpo y me levanté. Mientras caminaba por el pasillo de la planta de arriba, rascaba mi torso y subía mis boxers. Entré en el cuarto de Zayn para despertarlo, pero solo encontré sus sábanas extendidas e intactas sobre ella. ¿Dónde se ha metido?

Volví a mi cuarto y le mandé un mensaje a Zayn.
¿Se puede saber dónde estás?, te podrías haber molestado en dejar una nota o mandar un mensaje para decir que te ibas. —Lo recibió enseguida, su estado cambió a "en línea" durante unos segundos y se volvió a desconectar, cambiando "en línea" por un "últ. vez hoy a las 8:04".
Esta vez probé con un mensaje para Harry.
Man, ¿sabes dónde está Zayn?. No está en su cuarto. —Le mandé. Dudo que responda, tal vez esté dormido.
No respondió, eso verifica mis dudas. Ahora probé con Samantha.
Sam, Zayn está en paradero desconocido, ¿tienes idea de su ubicación? — Probé preguntándole a ella. Le tomó unos minutos responder, pero lo hizo.
Anoche me acompañó a casa, me habló bien de su novia por el camino, tal vez quedó con ella... — Me contestó.

Me desconecté sin darle las gracias y me dispuse a llamar a Perrie. Al principio comunicaba, pero después de unos cuantos tonos apareció su voz.

--------------------------------------------------Conversación--------------------------------------------
Perrie: ¿Si?
Louis: Buenos días Perrie. Verás, Zayn no ha venido esta noche a dormir, o se ha ido muy temprano, pero no sé dónde está y estoy preocupado. ¿Tienes idea de dónde puede estar?
Perrie: -Hubo un silencio- Puede que esté en su sitio de pensar...
Louis: -Fruncí el ceño- ¿Que estaría haciendo allí?, ¿Pasó algo que yo no sé?
Perrie: Ayer... Él y yo quedamos para cenar y apareció con una marca de carmín en la mejilla. -Noté como su voz temblaba, iba a llorar-.
Louis: -Probé a decir algo para continuar la conversación- ¿Eso significa que habéis cortado?
Perrie: Creo que sí. -Esas fueron sus últimas palabras antes de que volviesen a sonar los tonos par indicar que había colgado-.
-----------------------------------------------Fin de la conversación--------------------------------------

"Entonces, según lo que me acaban de decir, la culpa fue del carmín, y anoche la última persona con la que estuvo fue Samantha" — Pensé. Tal ve ella me ayude a dejar las cosas como estaban antes.

En ese momento, el timbre sonó. Alejé mis pensamientos, volviendo a la realidad y abrí la puerta. Me encontré con Samantha, en su cara, una enorme expresión de preocupación.
Sam: ¿Sabes ya dónde está Zayn? -Preguntó con inquietud-.
Louis: La verdad, no. Pero he llamado a Perrie, y dice que "han cortado" -hice comillas con los dedos, porque aún estaba todo en el aire- por una marca de carmín que ella descubrió en la mejilla de Zayn.
Sam: -Se quedó callada- Me encargo yo de buscarlo. -Dijo con rapidez y se fue, dejándome plantado en la puerta-.
Louis: Ah... ¿vale? -Y cerré-.

Narra Samantha

Al despedirme de Louis, saqué con desesperación el móvil y llamé al chico que tenía preocupado a mucha gente. Tras varios tonos, comunicó. Seguí intentándolo una, dos, tres y hasta cuatro veces intentando que no me ignorase, pero a la quinta, no lo hizo.

--------------------------------------------------Conversación--------------------------------------------
Zayn: Qué. -Escupió molesto-.
Sam: -Me quedé helada por su tono de indiferencia- Solo quiero saber dónde estás. Sé lo que pasó anoche con la marca de carmín que te dejé en la mejilla y creeme que no era mi intención, -la voz comenzó a temblarme y no pude contener las lágrimas de culpabilidad- por favor dime dónde estás necesito hablar contigo... -Conseguí decir al final. Lo que hizo que provocase un silencio incómodo- Por favor...
Zayn: Estación abandonada de Hearthrown. No le hables  a nadie de este sitio. -Colgó-.
-----------------------------------------------Fin de la conversación--------------------------------------

Me quedé con el teléfono en la oreja. No había
nadie al otro lado de la línea. Me sentía culpable, pero Zayn supongo que le contó a Perrie que era solo una amiga, que le hubiese creído o no, es culpa suya, no mía...

Cogí un taxi para que me llevara a la estación de Hearthrown. Todo el viaje lo pasé mirando por la ventanilla, ausente del mundo mientras mis ojos se fijaban en un edificio y pasaban al siguiente inconscientemente. No tardamos en llegar más de quince minutos, ya que estaba unos kilómetros más al sur de mi casa. Bajé del vehículo y pagué al conductor.
Contemplé el negligente edificio. Las paredes estaban ennegrecidas, los cristales rotos y parte del techo agujereado, dejando escombros por todas partes. 

Me adentré en el lugar, el sonido de mis tacones hacía eco en todos los rincones, y las goteras acompañaban a los silencios entre paso y paso. Todo estaba oscuro, menos el agujero del fondo que daba a la calle, tenía la sensación de que alguien me observaba...

Salí de allí. Las vistas eran: un andén lleno de rocas, con paredes rotas, sin techo, decenas de vías ferroviarias, algunas cruzadas con otras y lo más importante, él. Sentado contra una de las paredes, una de sus piernas estaba estirada, mientras que la otra estaba notablemente encogida.
Sam: Zayn... -Susurré, llamando su atención-.
Zayn: -Desvió su mirada hasta encontrarse con mis ojos- Vaya, has llegado rápido. ¿De qué querías hablar?
Sam: -Tragué saliva para preparar mi garganta- ¿Estás molesto conmigo por lo del carmín? -Él negó. Pude notar que si lo estaba- Oye, mi intención no era ni mucho menos arruinarte tu perfecta relación. No sabía que había dejado carmín en tu mejilla, y mucho menos que eso hundiera tu felicidad. Yo solo quise ser amable, agradeciéndote que me acompañases hasta casa, no fuimos más allá de un beso...
Zayn: Sé que no tenías malas intenciones, pero lo que está hecho no se puede deshacer. Perrie no quiere verme la cara en el resto de sus días, así que ya da igual.
Sam: ¿Pero tampoco la llamas para pedir otra oportunidad, o al menos explicar lo sucedido? -Pregunté con lágrimas en mis ojos, otra vez-.
Zayn: ¿Crees que no lo hice? -Me echó una sonrisa irónica. Odio ese gesto-.
Sam: -Miré a las vías ferroviarias y avancé hasta el borde del andén para sentarme y dejar mis piernas colgar- ¿Y qué te dijo? -Pregunté en un hilo de voz. Era obvio que el remordimiendo y la melancolía rebosaban por mis poros-.
Zayn: Dudó en creerme y se fue. -Oí moverse piedras situadas en el lugar donde él estaba sentado y pocos segundos después le vi sentarse a mi lado- ¿Sabes? -Por alguna extraña causa, el corazón se me aceleró- Nuestra relación puede que no salga más a flote. Últimamente desconfía de todo lo que hago y lo que más odio de una mujer es la desconfianza y las mentiras.
Sam: Entonces... ¿no hay más entre vosotros?
Zayn: Por mí no. Solo tengo que olvidarme de ella y empezar de cero... Pero, Samantha, no te sientas culpable por favor, no tienes la culpa de nada. Como tu has dicho, solo quisiste ser amable, así que todo recae sobre Perrie, el malentendido lo creó ella, no tú. -Lo siguiente que recuerdo es que su mano abrazó el torso de mi cara, su dedo pulgar se deslizaba por mi pómulo y secaba varias lágrimas que se escurrían por mi piel-.

La situación era incómoda, tanto que tuve que apartar mi mirada para que no se percatase de ello. Por una parte, sus palabras me hicieron sentir mejor, pero por otra, no puedo quitarme de la cabeza la culpabilidad... Pero, su mano en mi mejilla me aporta sinceridad, y gracias a ello sé que va en serio, que nada ha sido por mi culpa y eso me hizo quitarme un peso de encima.
Esta vez lo miré a los ojos, él me sonrió, noté cómo mi respiración se entrecortaba y mis mejillas ardían y llegó a temblarme la columna, haciéndome llegar a la conclusión de que este chico puede hacerme sentir, lo que en muchos años he añorado... Un sentimiento de amor.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Buenas ^^
Principalmente, sé que no subí en algo más de tres semanas, pero estuve liada entre los exámenes y eso. Pero ya estoy en vacaciones de navidad y pude acabarlo. Estos días estuve pensando en la próxima novela y tengo la historia, pero como voy a empezar a escribirla dentro de nada, y Harry salió ganador en el sorteo, pues ahora los votos son para la tercera historia :)
Para la de Harry, Anny es una de las chicas, y necesito unas pocas más, por lo que cualquier voluntaria, que me deje los datos básicos y las escojo. También estuve haciendo un pequeño trailer y cuando comience a publicar compartiré el enlace del vídeo en youtube por aquí. A parte, la historia la publicaré en otro blog, iré alternándolas en cada blog.

Bueno... ¿qué contar más? ah, ya es navidad, me gustaría saber vuestros planes para este evento anual. ¿Teneis algo pensado para hacer con amigos o familiares? Yo solo comer xd.

Y bueno lo mismo de siempre, comentad todas las que podáis, suscribiros al blog (porfiiiii) y votad en las encuestas. Mi ask como siempre: http://ask.fm/InnocentIsLost
Y si no es mucho pedir, me gustaría que este blog se diese a conocer un poco más, si os gusta, recomendadla a otras directioners por favor. Para todo se necesita ayuda. ¿O no?

Y nada, aquí me despido; Att. Cris/Tina Xx.

1 dic. 2013

Capítulo 30: As Strangers...

Amor, confianza, respeto, lealtad y comunicación; cinco partes esenciales de una relación exitosa.

Narras tú

Cerré la puerta de un portazo. La actitud de Liam me indignó bastante. ¿De verdad cree que duraremos mucho sin confianza?. Suspiré.
Di unos pasos hasta situarme delante del espejo del baño y me observé. Seguí avanzando hasta llegar al grifo de la bañera, lo abrí y volví a retroceder hasta el espejo.
Saqué mi móvil y en la lista de reproducción seleccioné "What You're Made Of" de Lucie Silvas.
Comencé a quitarme ropa mientras cantaba en voz baja.
Tu: Cause there's only one thing I want. If it's not, what you're made of, you're not the one I'm looking for. You were willing but unable to give me anymore, there's no way. You're changing, cause some things will just never be mine. You're not in love this time...but it's alright... -En ese momento, unos golpes en la puerta me hicieron callar-.
Liam: _____ (tu nombre), ¿se puede pasar? -Giré mi cabeza bruscamente hacia la puerta y abrí los ojos de golpe-.
Tu: No se puede pasar. Por lo menos, no de momento. -Corrí hacia todos lados buscando algo con lo que cubrir mi cuerpo-.

Sin previo aviso, la puerta del baño se abrió, dejando al descubierto mi cuerpo desnudo, ante los ojos de Liam.
Tu: ¡Te dije que no se podía pasar!, ¿¡cómo tengo que decírtelo!? - Avergonzada por lo que acababa de pasar, cogí la ropa que recientemente me quité y la puse encima de mi cuerpo sin llegar a meterla-.
Liam: Me trae sin cuidado que estés desnuda, solo quiero aclarar el mal entendido que acabamos de tener. -Su mano cayó del pomo y su cara se entristeció considerablemente-.
Tu: -Suspiré y me lo pensé- Dame un segundo y salgo...

Tras terminar la conversación, Liam cerró la puerta del baño, dejándome sola y en silencio allí.
Coloque mi ropa sin nada debajo, cerré el grifo de la bañera y salir fuera dispuesta a aclarar las cosas.
Liam: Sí confío en ti, y lo que me preocupa es que pueda pasarte algo... -Sus ojos amables se tornaron melancólicos. ¿Estará diciendo la verdad?-.
Tu: -Volví a suspirar. Abrumada por la situación solté palabras sin pensar- Me alaga que te preocupes por mi, pero si tú no confías en mí, yo no lo voy a hacer...
Liam: pero te estoy diciendo que sí... -  no le dejé acabar su frase, ya que giré sobre mis talones y volví a entrar en el baño dispuesta a continuar lo que estaba haciendo-.

Una vez entré al baño por segunda vez,  quité mi ropa de nuevo y esta vez si me sumergí dentro de la cálida agua de la bañera.
Después de la desconfianza que ha mostrado tener conmigo, no puedo creerle cuando me dice lo contrario con tanta timidez, son cosas opuestas... De verdad, no entiendo la mala suerte que tengo con todas las relaciones, todas son cortas..., bueno, esta aún no terminó, pero dudo que se mantenga en pie por mucho más tiempo...

Acabé mi baño. Salí con ropa más cómoda y calentita. La habitación estaba vacía, ni rastro de él. Suspiré, puede que hubiese cerrado mi mente demasiado y no haberle escuchado haya sido un error...

Salí del cuarto dispuesta a darme otra oportunidad y no ser tan terca esta vez. 
Los pasillos eran congeladores, todo lo contrario a las habitaciones, ¿quién pone radiadores solo en la mitad del edificio?. Las puertas eran de una madera bastante clara, pero detrás de alguna que otra, se podían oír sonidos de placer y gritos dentro de suspiros, cosa que me hizo abrir los ojos con perplejidad. Veo que la gente no se aburre aquí...

Bajé al amplio comedor, la chimenea estaba encendida y no había un alma en la sala. Las paredes estaban construidas de forma que la sala formaba un octógono, con tres ventanas con asientos en ellas que sobresalían a la calle, distribuidas de igual forma. Me acerqué a una de ellas. El cielo estaba repleto de estrellas, algunas brillaban con intensidad, combatiendo con otras para ver quien era la mejor.

Justo debajo de la ventana, allí, apoyado en la barandilla de madera de un pequeño balcón, había una persona mirando el nevado paisaje nocturno de las montañas. ¿Es Liam?

Bajé las escaleras al lado de la ventana y abrí una puerta de madera que me llevó a la misma estancia que aquella persona. Abroché mi chaqueta y me crucé de brazos intentando que mis manos cogiesen calor debajo de mis brazos.
Tu: -Me coloqué de lado a él y comprobé que el perfil de esa persona era idéntico al de Liam- ¿Qué estás haciendo fuera?, ¿no tienes frío? -Negó cabizbajo- ¿En qué piensas?
Liam: -Hubo un largo momento de silencio antes de que contestase- En nosotros... -Se limitó a decir-.
Tu: ¿Nosotros?, ¿a qué te refieres? -Apoyé todo mi peso sobre un pierna, esperando su respuesta-.
Liam: -Soltó un sonoro suspiro- Lo que hace un momento acaba de pasar, me ha hecho dudar de si duraremos mucho, porque... tienes razón. Una relación no se puede mantener sin confianza... Y no quiero que te vayas tu también. La pérdida de Danielle no la esperé nunca, pero llegaste tú y me hiciste pensar, incluso estaba seguro, de que podía ser más feliz contigo que con ella...
Tu: Yo dije antes que la confianza es esencial, pero me dijiste que si confiabas en mi. ¿Ahora me dices lo contrario?, ¿dónde quieres llegar?
Liam: En ese momento sí lo hacía, pero cuando te metiste en el baño, bajé aquí, empecé a darle vueltas a la cabeza y descubrí que no confiaba tanto. A parte de eso, espero que entiendas, que no estoy tranquilo sabiendo que un desconocido, sabe quién eres y solo quiere sexo y hacerte daño.
Tu: -Rodé los ojos- Liam. -Hice una pausa- ¿No has pensado en que a parte de tu número no sabe nada más? -Me miró con cara de "¿es que no te enteras?"-.
Liam: _____ (tu nombre). ¿No has pensado en que a parte de saber quién eres pueden seguirte a casa? -Hice un gesto ofensivo. Se aclaró la garganta, intentando que lo que había dicho hace un momento se borrase- Quiero decir, no sabes qué tipo de persona es, ¿Cómo deduces que no sabe dónde vives?
Sus palabras me dejaron sin respuesta. Tenía razón, y ahora no sabía cómo defenderme.
Tu: ¿Te parece que dejemos el tema? -Comencé a tiritar del frío-.
Liam: Vale, y ya que estamos, vamos a ir nos dentro no vaya a ser que te de una hipotermia... -Comenzó a andar hacia la puerta y en el camino, me rodeó con sus brazos y me introdujo en el edificio-.

Ya con la puerta cerrada, pude notar como el calor de la chimenea me golpeaba la cara, haciendo que soltase un suspiro de sosiego. Ambos subimos de vuelta a la habitación, pasando de nuevo por el helado pasillo y oyendo de nuevo a la pareja en acción. ¿Es que uno no se cansa de tanta actividad?. Liam me miró por mismo y ambos reímos.
Entramos en la habitación y me tiré a la cama. Cubrí mi cuerpo hasta mis orejas con la manta mientras Liam me observaba y se reía. Saqué una mano y dí un par de golpes a mi lado invitándole a sentarse a mi lado. Aceptó y se acurrucó. [...]

Liam estaba sentado en la cama con la espalda apoyada en el cabecero y con uno de sus manos en mi pelo, creando tirabuzones y luego alisándolos. A su vez, yo estaba acostada sobre su vientre, con una mano paseando por debajo de su camiseta, acariciando la piel de este.
La televisión estaba encendida, una película a la mitad; "Una amor entre dos mundos". Liam se quedaba dormido e insistía en cambiar, pero no quería. La película me estaba gustando y la vería, quisiera o no.

Narra Samantha

Era casi media noche. Estábamos en los sillones del salón hablando de estupideces, pero servían como entretenimiento. Viridiana se quedó dormida. Yo estaba a punto. Harry hablaba con Louis y Zayn perdido con el móvil.
Sam: -Viendo que no rendía más- Chicos me voy a casa, voy con los ojos pegados...
Zayn: -Miró su reloj- ¿A estas horas?, es muy tarde, son casi las diez.
Sam: Ya. He hecho mal en quedarme tanto, luego al ir a casa pierdo el sueño y luego no soy capaz de pegar ojo. -Me acerqué a Viridiana para despertarla, pero Harry me lo impidió-.
Harry: Déjala que duerma. _____ (tu nombre) se fue con Liam, queda su cama libre, yo la subo. -Me echó una amplia sonrisa-.
Sam: Am... Bueno, vale. Como quieras... -Le devolví el gesto. Cogí mi abrigo y me lo coloqué. Me despedí de mis amigos, abrí la puerta para irme-.

Una vez fuera, anduve dos pasos y me paré mirando al suelo.
Sam: -Sacudí mi cuerpo involuntariamente- Ostia que frío... -Susurré para mis adentros-.
Comencé a andar más rápido para entrar un poco en calor y llegar antes a casa para taparme con la manta...

Mis pensamientos se cortaron de golpe cuando la puerta de la casa se abrió. Me di la vuelta rápidamente por la impresión y me quedé quieta esperando a que la luz de la calle alumbrase a la persona que había salido.
Sam: ¿Zayn...?, ¿dónde vas? -Metí mis manos en los bolsillos y formé un puño con ellas para atrapar el calor-.
Zayn: -Contestó sin mirarme mientras bajaba las escaleras- A acompañarte a casa. Vamos que es tarde.

Ambos andamos juntos. Yo miraba las casa que había por el barrio, alguna que otra sombra tras una cortina o el humo saliendo de chimeneas, mientras Zayn iba concentrado en los mensajes que alguien muy pesado le estaba mandando. Yo me como la cabeza para sacar un tema y el tan feliz...
Sam: ¿Con quién hablas? -Pregunté curiosa, echando un ojo a la conversación tan profunda que estaba teniendo-.
Zayn: Con mi novia. -Se limitó a decir. ¿Ya está?, ¿con mi novia?, ¿a todos hay que sacarles las cosas con cuchara?-.
Sam: Oh... ¿Por qué no me hablas de ella? -Me ofrecí-.
Zayn: ¿Y qué quieres saber? -Apartó la vista de la pantalla un segundo por primera vez en la noche para mirarme a mí-.
Sam: Bueno... ¿Cómo se llama, de dónde es, a que se dedica...?. Hay muchas cosas que puedas contarme sobre ella.
Zayn: Pues... Su nombre es Perrie Edwards. Es de South Shields y es cantante, en el grupo de Little Mix. ¿Lo conoces? -Su rostro se adornó con una sonrisa deslumbrante-.
Sam: Si, me suena... ¿Y lleváis bien vuestra relación? -Le sonreí para mostrar mi interés-.
Zayn: Llevamos un año juntos. Por las giras, los viajes y todas esas cosas a penas nos vemos, pero cada vez que nos alejamos, cuando nos volvemos a ver, mi amor por ella aumenta. Eso es algo que me pasa con todas aquellas personas que me importan mucho... -Miró a las estrellas aún sonriendo-.
Sam: Yo siempre quise tener de esas relaciones, alguien que luche por tu amor y nunca se dé por vencido a pesar de los errores que cometas... Y al mismo tiempo hacer lo mismo por él. Alguien por quien vivir. -Suspiré recordando mi pasado-.
Zayn: Por tus palabras parece que no has tenido buenas experiencias... ¿Cuántos has tenido? -Levanté un dedo de mi mano- ¿Y qué pasó?
Sam: Bueno... Digamos que me llegaron rumores de que se estaba liando con otra y cuando llegó la hora de decirlo a la cara, me lo afirmó y a parte me dijo que se la había follado varias veces... -Mis ojos se encharcaron, recordando la escena en la que esas palabras salían por su boca-.
Zayn: ¿Así acabó? -Asentí- Menudo hijo de puta... -Soltó con tono despectivo- Si te sirve de consuelo, todo el mundo encuentra a su media naranja, aunque a veces la rechaces o no te des cuenta de que la tienes ahí...
Sam: ¿Tú crees? -Asintió- Pues ojalá lleves razón porque extraño lo que se siente al estar enamorada de alguien.

Nuestros pies se detuvieron en cuanto tuve la puerta de mi patio delante mía. Me di media vuelta para contemplar a Zayn.
Sam: Muchas gracias por acompañarme hasta casa. Ha sido un trayecto muy entretenido. -Le sonreí de forma cortés-.
Zayn: De nada. Igual tenía que venir por aquí cerca, he quedado con Perrie para cenar.
Sam: ¿De eso estabas hablando por Whatsapp?
Zayn: -Rió- Me has pillado.
Sam: -Le devolví la risa- Disfruta tu noche y pásatelo genial. -Me acerqué a él y poniéndome de puntillas le dí un beso de despedida en su mejilla. Entré en casa y antes de cerrar la puerta le dediqué una tierna mirada. Giré el pomo y la cerré- Buenas noches Zayn... -Susurré para mis adentros-.

Narra Zayn 

Allí me quedé. De pie. Con los ojos clavados en su puerta. Sintiendo cómo la mejilla me ardía.
Me dí la vuelta en su puerta y seguí avanzando por la calle hasta poder visualizar el bar donde Perrie me había dicho de quedar.

No pasaron ni cinco minutos antes de que pudiera ver el bar con algunas mesas libres en un pequeño toldo y una cristalería que dejaba salir una tenue luz que iluminaba la oscura calle.
En medio de esa luz se encontraba mi chica. Elegante como ninguna y una sonrisa preciosa.
Perrie: -Comenzó a andar hacia mi mordiendo su labio inferior- Te eché de menos -Me abrazó colocando sus brazos al rededor de mi cuello-.
Zayn: -Correspondí su abrazo con otro, rodeando con mis brazos su cintura- Yo también. ¿Hace cuánto que no nos vemos?, ¿cuatro meses? -La besé-.
Perrie: Si, al rededor de cuatro. -Se separó de mi, despacio, sonriendo- Zayn... -Su sonrisa desapareció de golpe, transformándose en una mirada de dolor y desilusión- ¿Llevas una marca de carmín en la mejilla...?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Holaaaa c:

Lo primero de todo. ¡LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO! Os dije que puede que subiese el viernes, pero mi padre me quitó el ordenador. Luego dije que lo subiría el sábado, pero me quedé dormida viendo la tele y me desperté a las una y media de la madrugada. Acabo de terminar de estudiar y no quería hacerles esperar más, así que lo cogí mientras mi padre dormía y voy lo mas rápido que puedo :c. No será la primera vez que tardaré tres semanas en subir un capítulo, pero también estuve entretenida en pensar un final para la novela, y decidí (no hay nada seguro aún) que será un final triste y romántico a la vez, por lo que espero que os guste :)

Ay, Midnight Memories salió ya, ¿qué os pareció? Awww a mi me encantó. Mi canción favorita es Half a Heart, es tan adsfgdgjoirt *-* Que cojones, el álbum entero es una maravilla xD
Y bueno, ya que estoy aquí, aprovecho para decirles que en la semana que viene y la otra no esperen nada, tengo los exámenes finales del trimestre y me tengo que poner las pilas para no joder mi media :(

Y... creo que no se me olvida nada... Ea. Comentad sobre el capítulo, ya sabéis que adoro vuestros comantarios, votad en las encuestas y suscribiros dando click en el precioso botón que hay debajo de la preciosa foto de Nialler. Aquí os dejo mi ask por si queréis algo: http://ask.fm/InnocentIsLost
Y pues eso, que pasen un buen día que yo me voy a la cama. Mañana exámen de francés <3

Os quiero. Att: Cris Xx.